Inicio POLÍTICA Amores enfermos

Amores enfermos

36
0

MARCELA, los humanos somos muy volubles ([persona, cosa] Que cambia fácil o frecuentemente de manera de ser) No todas, por cierto, sólo aquellas de psique enferma. A veces somos de muchos amores…pero también de muchos odios. De lealtades a morir y deslealtades cuando nos conviene. Queremos, o mejor dicho amamos con toda pasión; ocasiones hay que amamos y odiamos al mismo tiempo a la misma persona, y otras en al separarnos odiamos con todas las vísceras a quien sacudió nuestras noches, fue fiel y al final pagó con la misma moneda nuestros devaneos.

La persona que es voluble no dictamina una posición fija sobre un asunto o alguien en particular; por tanto, cambia de parecer constantemente y se le dificulta mantener una postura fija ante algo.

El Amor enfermizo es un comportamiento obsesivo-compulsivo que puede afectar a cualquier persona y se genera de una forma brusca e involuntaria.

Un artículo del The Huffington Post explica que la limerencia se detona en procesos bioquímicos del cerebro, es decir, la liberación de norepinefrina, dopamina, feniletilamina, estrógeno y testosterona, que produce la euforia de un nuevo amor.

Por ejemplo, AMLO en su relación con Estados Unidos. Odio, amor y conveniencia. Tiene a sus hijos viviendo allá; es más su primer nieto -¿o hay otro?- vio la luz en un costoso y elegante hospital de Houston, cuando aquí hay madres que han parido hasta en la calle, la banqueta de un hospital, o a bordo de un taxi o carro particular, porque no han querido atenderlas o no hay camas en los nosocomios… Y ahora menos que AMLO incorporará a los servicios a miles de centroamericanos, en su ocurrencia de convertirse en líder de la región.

A cada rato se pelea con el gobierno estadounidense. En mayo del año pasado, justo unos días antes de la visita de la vicepresidenta de EU, KAMALA HARRIS para tratar temas relacionados con la migración, el presidente dijo en una de sus conferencias de prensa matutinas, que había enviado una denuncia formal al gobierno estadounidense por financiar a un grupo anticorrupción que socava su gobierno.

“Es un acto intervencionista que violó nuestra soberanía (…) por eso pedimos que (el gobierno de Estados Unidos) nos aclare esto, un gobierno extranjero no puede proporcionar dinero a grupos políticos».

Ayer, día de la madre, AMLO amagó en que, si hay exclusiones de países en la próxima Cumbre de América, a celebrarse en Estados Unidos, no asistiría como protesta. “Si se excluye, si no se invita a todos, no iría yo. Me representaría el canciller Marcelo Ebrard”.

Otra forma de protestar sería traerse a su prole y prohibirles a éstos hacer negocios entre ellos y empresas norteamericanas.

¡Y mira, también escupió para arriba! Aseguró que no son tiempos de confrontación, sino para hermanarnos y aunque los países tengan diferencias, éstas se pueden resolver por medio del diálogo y escuchando a las partes. O sea, recomienda lo que no hace. Confronta todos los días con mexicana alegría, y afirma que las diferencias se resuelven con diálogo. ¿Por favor! Véanle el hilillo de sangre corriendo por su labor inferior.

MIENTRAS CONTINÚA descargando culpas de sus ineficiencias entre los “politiqueros”, miles de personas desfilaron ayer en calles de distintas ciudades del país exigiendo justicia por los miles de desaparecidos. ¡Gobierne mejor! Exclamaban dirigiéndose a él.

POR OTRO LADO, RESULTA que los peligro que han advertido los pilotos con la poca seguridad en el problema de espacio aéreo en la Ciudad de México, el presidente aseguró -¡qué raro!- que esa observación es un invento de sus adversarios.

Aseguró que su administración ya trabaja en el ordenamiento del espacio aéreo para atender cualquier situación, pero aclaró que todo esto deviene de una “política de pillaje” de casi 40 años. Se está viendo todo, no hay ningún problema de rediseño, eso lo inventaron nuestros adversarios y la prensa conservadora”.

Cuando haya –ojalá, nunca- un accidente aéreo por este problema va a salir con que yo no le dije a los pilotos que chocaran, es culpa de mis adversarios. Igual ocurre con la prensa, cuando matan a un periodista: yo nunca he pedido que golpeen y matan periodistas.

Nunca asume su responsabilidad.

EN TANTO, Ricardo MONREAL insiste en que para la elección presidencial estará en la boleta. No miente: Efectivamente estará en dicha boleta, pero de la consulta que hará MORENA para escoger a su candidato, que será, por cierto, ADAN. Podría estar en la boleta como candidato del PVEM de su compadre MANUEL VELASCO COELLO y de Movimiento Ciudadano.

Dice: “No soy parte del club, pero tampoco soy corcholata, soy un hombre libre, soy un hombre con autonomía en mis opiniones, soy un hombre consciente de lo que está pasando en el país y que sueña con la unidad de los mexicanos”.

YA PA’ QUÉ.

Artículo anteriorAlejandro Gertz, en la cuerda floja
Artículo siguienteEl cerco que ata a Tere Jiménez
Quince años como académico de la FCPyS-UNAM. Premio Nacional de Comunicación 2015 "José Pagés Llergo", capítulo "Cátedra en Periodismo"

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí