Inicio TURISMO/CULTURA La vida detenida/ 10

La vida detenida/ 10

96

Mauricio Carrera

A partir de lo que conté ayer, ese “Me acuesto con otro hombre”, que me confesó sin más la esposa de un amigo, no ha faltado quien me busque. Lo han hecho en persona, por teléfono y whatsapp. Están preocupados, por supuesto ansiosos. Es natural, el posible peso de la cornamenta les abruma.

-Dime la verdad. ¿Soy yo? –me preguntó un amigo. Está ojeroso, se ve que no ha podido dormir bien.

-No, tú eres antipático, pero no tanto –me sonrío.

Lo mismo he respondido a los demás.

Artículo anteriorDivina gripe
Artículo siguientePor mi Madre bohemios
Es un sitio digital abierto a todas las ideas, emociones, libertades, política, literatura, arte y cultura. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí