Inicio POLÍTICA Mujeres feminicidas, ahora resulta

Mujeres feminicidas, ahora resulta

Apenas llegó diciembre, un mes que todos esperamos con ansia durante casi todo el año, porque es sinónimo de fiesta, de reunirse con la familia y con los amigos. Primero es el festejo de la Virgen de Guadalupe, luego vienen las posadas, la noche buena y la Navidad, para cerrar con broche de oro con la despedida del año viejo.

Todo es fiesta, todo es alegría, todo es perdón y reencuentro; sin embargo, esta vez, para muchos ha comenzado diciembre con dolor, con pérdidas de seres queridos a quienes se les arrancó la vida por el solo hecho de ser mujeres.


El primer hecho se dio en Medellín de Bravo donde una joven mujer embarazada de apenas 20 años fue encontrada muerta, luego de que una mujer que durante meses fingió un embarazo para arrancarle a Rosa Isela su bebé.

El nombre de la feminicida es Verónica y su cómplice Gonzalo que dice haber recibido 10 mil pesos por su complicidad. La mente perversa de esta mujer la llevó a cometer un feminicidio para robarse un bebé y hacerlo pasar como propio. La familia se dice engañada también, algo difícil de creer.


El segundo hecho que entristece a Coatzacoalcos es el asesinato de la niña de 13 años Yesenia Lilian Martínez, quien salió a comprar unas papas fritas a la tienda, pero ya no volvió a su casa. Una mujer y un hombre que se dicen familiares de la menor, son los responsables de este asesinato.

Aun cuando trascendió que ya fueron detenidos por las autoridades, este dato no ha sido confirmado por la fiscalía. Las cámaras de seguridad privadas de la colonia Santa Isabel II ubican a los presuntos victimarios en el lugar donde fue encontrado el cuerpo de la niña Yesenia.

Todavía no se han dado a conocer los nombres, pero la abuelita de la menor ha señalado que podría ser la madrastra de Yesenia, quien perpetró este crimen que apunta a un móvil pasional, aun cuando todavía está por esclarecerse.


Las autoridades correspondientes del Estado de Veracruz han trabajado con prontitud en la detención de los presuntos responsables de estos dos feminicidios; sin embargo, han pasado por alto algunos protocolos internacionales que ponen en tela de duda si en realidad los detenidos son los verdaderos homicidas.

Organizaciones civiles y familiares exigen que las investigaciones se realicen libres de estereotipos, procurando que las pruebas sean sólidas e irrefutables.


Por supuesto que éstos no son los únicos feminicidios que se han perpetrado en el estado, pero son los que se han registrado casi al mismo tiempo al comienzo del mes de diciembre y lo que más llama la atención es que son feminicidios perpetrados por mujeres.

Esto ha puesto en alerta a la sociedad y a las autoridades, en especial a la fiscalía del estado, que ha hecho un llamado a las veracruzanas para que no se confíen de nadie, incluso de otras mujeres que lamentablemente ahora también se han convertido en feminicidas.


El llamado de la fiscal del estado hace hincapié en que no crean en ofertas y regalos que se hacen a través de las redes sociales, sin olvidar que muchos feminicidios también son cometidos por familiares cercanos o parejas sentimentales.


Es lamentable lo que está sucediendo en Veracruz, donde ha proliferado la violencia contra las mujeres, aprovechándose de su fragilidad o ingenuidad.

En efecto no es un problema que se haya originado durante esta administración, pero la falta de vigilancia en las colonias y la falta de atención a los llamados de alerta de las víctimas o sus familiares es propicio para que los feminicidas actúen a sus anchas.

Si bien es cierto que hace falta fortalecer los valores en la familia, también lo es que hace falta que en las escuelas se establezca un programa de pláticas dirigidas tanto a los padres de familia como a los hijos, que requieren ser advertidos por profesionales sobre los peligros que se corren por medio de las redes sociales.


Es importante recomendar a las mujeres, en especial a las menores de edad, que no anden solas por las calles, que traten de estar siempre acompañadas y a cualquier foco rojo que se encienda, incluso entre amigos o familiares, pidan ayuda a quién más confianza le tengan.


Es lamentable como ha comenzado diciembre, esperemos que aquí pare la violencia y que reine la paz y la alegría en los hogares, no el luto y la tristeza.

Artículo anteriorMonstruosidades
Artículo siguiente¿Militarizar el país? ¡Qué bah!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí