Inicio POLÍTICA Pobreza y desigualdad crecen en ALyC debido a Covid-19

Pobreza y desigualdad crecen en ALyC debido a Covid-19

89
0

Urge implementar políticas eficaces para una recuperación económica fuerte.

La crisis generada por la Covid-19 afectó más a las naciones de América Latina y el Caribe (ALyC) especialmente, a los grupos más vulnerables y donde la pobreza y la pobreza extrema han alcanzado niveles no observados en los últimos 12 y 20 años, y el Producto Interno Bruto (PIB) de la región se contrajo alrededor del siete por ciento.

Así lo revela el informe “Perspectivas económicas de América Latina 2021”, elaborado y presentado por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) a través del canal de YouTube del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, documento que pone sobre la mesa las diferencias en el comportamiento de las naciones de la región.

Eduardo Vega López, director de la Facultad de Economía, explicó durante la presentación del informe, que para afrontar esta crisis no existe un único enfoque o solución que garantice una recuperación sólida, sostenible e inclusiva.

En México, según información oficial del Consejo Nacional para la Evaluación de Política Social, ahora tenemos mayores números de personas en pobreza extrema de lo que teníamos dos años atrás; además de problemas no atendidos de manera eficaz en términos de desigualdad en derechos humanos básicos e imprescindibles, garantías constitucionales, en particular igualdad de género, detalló.

“La información que tenemos, y la que entrega la OCDE, es que la especialización laboral de las mujeres en AL, México y el mundo ha sido provechosa, pero es en la que se ha concentrado la mayor pérdida de empleos formales remunerados y entonces tenemos un desempleo masivo asociado a la pandemia y sus efectos recesivos profundos, pero específicamente en desmedro de las mujeres”, agregó Vega López.

A su vez, Armando Sánchez Vargas, director del Instituto de Investigaciones Económicas, destacó que el informe evidencia que las economías de ALyC presentan serios problemas como la pobreza, desigualdad, falta de empleo y el acceso a servicios básicos.

“La tasa de pobreza extrema se incrementó a 12.5 por ciento en la región y la tasa de pobreza se situó a más de 33 por ciento, es decir, una persona de cada 10 cayó en pobreza extrema; en esa medida el diagnóstico es crudo, pero se debe tomar en cuenta por los países de AL”, comentó el también investigador.

Medidas de alivio

El economista recalcó que la crisis sanitaria por la Covid-19 puso a prueba la capacidad de reacción de los hacedores de política económica para diseñar y aplicar políticas que conlleven a una recuperación integral y sostenible. Varias naciones implementaron medidas de alivio tributario, reasignación presupuestaria para fortalecer los sistemas de salud pública, gasto adicional y la facilitación del acceso al crédito en condiciones favorables, para resarcir el impacto de la crisis de la Covid-19 en hogares y empresas.

Sin embargo, la política fiscal en los países de la región de ALyC ha estado limitado por los altos niveles de endeudamiento en inflación y, de hecho, se sabe que el espacio fiscal en México y otras economías es muy reducido para implementar políticas expansivas fiscales, lo cual es una limitación y representa un verdadero reto.

“La recuperación económica tendrá que lograrse y ojalá que sea a partir de la combinación de políticas fiscales y monetarias orientadas a generar empleos de calidad, fortalecer la estructura productiva, y crear cadenas de valor regionales más fuertes, tal como lo sugiere el informe. Finalmente, hay que ver que en estos momentos la eficiencia en la vacunación de la población es uno de los factores más importantes que en la coyuntura debemos resolver para que se pueda tener una recuperación constante y sostenible a lo largo del tiempo”, destacó Sánchez Vargas.

Más de la mitad de los trabajadores de la región laboran en la informalidad.

52 millones de contagios

Mario López Roldán, titular de la OCDE México, destacó que la presentación del documento en colaboración con la UNAM materializa la colaboración estratégica con la organización, pues permite enviar el mensaje que ALyC necesita ayuda hoy más que nunca, con 52 millones de contagios y 1.6 millones de vidas perdidas, equivalente a 28 por ciento del total mundial, pese a tener el ocho por ciento de la población global.

“El impacto económico ha sido enorme y, desafortunadamente, la pobreza y las desigualdades crecen en la región, frente a esta crisis urge diseñar e implementar políticas eficaces basadas en la evidencia, para consolidar una recuperación fuerte, sostenible e incluyente para transformar esta crisis en una oportunidad de relanzamiento”, expresó.

En tanto, Sebastián Nieto Parra, experto del Centro de Desarrollo de la OCDE y líder del estudio, detalló que en el informe se recomienda incrementar la recaudación, pero sin poner en riesgo la recuperación económica ni el bienestar de la población, pues se debe reducir la evasión y elusión fiscal ya que representan en ALyC 6.1 por ciento del PIB.

Estas acciones deben estar acompañadas de programas que fomenten la generación de empleos formales, e incluyentes de calidad, pues más de la mitad de los trabajadores de la región trabajan en la informalidad, he aquí la importancia de la colaboración estrecha entre el sector público y privado para lograr medidas de inversión que permitan generar empleos formales que son tan necesarios para nuestros países.

También el informe recomienda que mientras la pandemia no termine los gobiernos deben destinar el gasto público anticíclico en apoyo de la población más vulnerable, a la generación de empleo y las empresas. Cuando se haya controlado la pandemia, dicho gasto deberá trasladarse de manera gradual al gasto de capital de largo plazo para poder impulsar una verdadera transformación productiva que tanto le urge a los países de la región.

Además, el documento insiste en que la recuperación esperada de la región debe transitar hacia una economía con bajas emisiones de carbono, por lo que las naciones deben discutir muy enserio los perfiles energéticos de su matriz productiva, ya que no se puede continuar priorizando la energía de origen fósil para generar electricidad, es decir, se debe transitar hacia energías renovables de manera urgente y sistemática.

México

Respecto al caso específico de México, el documento de la OCDE destaca que en 2020, el PIB se contrajo más de 8 por ciento y empeoró las condiciones de ingresos de las poblaciones más desfavorecidas, aumentando la pobreza en nueve puntos porcentuales y la pobreza extrema en casi ocho puntos porcentuales.

En cuanto a educación, México mantuvo cerradas las escuelas 53 semanas, frente a las 26 que cerraron en general las de ALyC; pero el aprendizaje en línea efectivo sólo estuvo presente en 33.8 por ciento de las escuelas, cifra muy por debajo a la de la OCDE que fue de 54.1 por ciento.

El informe sugiere que una opción importante para mejorar en la región es la cooperación internacional a través de alianzas enfocadas en metas y promoviendo acuerdos que permitan compartir experiencias regionales para la integración de la sostenibilidad medioambiental, ampliar los alcances de la protección social y los servicios públicos, así como reforzar las estrategias productivas.

El informe sugiere compartir experiencias para reforzar estrategias productivas.

Artículo anteriorChina consolida su crecimiento económico
Artículo siguienteWorld Trade Center

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí