Inicio SALUD Presentan segunda etapa del Diccionario de las emociones

Presentan segunda etapa del Diccionario de las emociones

348

No podemos reprimirlas, sino vivirlas; una vez que las identificamos debemos saber cómo gobernarlas.

En el contexto del Día Mundial de la Salud Mental, que se conmemoró el pasado 10 de octubre, la UNAM presentó la edición impresa del Tomo I del Diccionario de las Emociones. Proyecto de divulgación para identificar y entender cómo manejarlas en situaciones de crisis.

Asimismo, anunció Ángel Figueroa Perea, titular de la Dirección General de Divulgación de las Humanidades (DGDH), arrancó la segunda temporada del Diccionario con 12 nuevas cápsulas, las cuales se darán a conocer en diversos medios de comunicación, una por semana, entre ellos, Radio UNAM y TV UNAM, así como el Sistema de Transporte Colectivo Metro (en pantallas no concesionadas); en Gaceta UNAM aparecerá los jueves. La primera de ellas está dedicada a la ira.

Durante el evento, organizado por la Facultad de Psicología (FP) y la Dirección General de Divulgación de las Humanidades, Guadalupe Valencia García, coordinadora de Humanidades de la UNAM, puntualizó que esta casa de estudios brinda servicios a la sociedad y está siempre cercana a ella. Una muestra es la elaboración del Diccionario de las emociones, a partir del cual se hicieron cápsulas para radio y televisión, en español, que incluso se transmiten en otros países como Sudáfrica, en inglés. También Gaceta UNAM diseñó un cuadernillo.

“Nos llena de gusto y orgullo. Seguiremos con las emociones, dándoles su justo valor, no satanizándolas, hablando para qué sirven, cómo logran manejarse y cuándo hay que recurrir a la ayuda de especialistas porque se han vuelto inmanejables”, aseveró la funcionaria.

Este Diccionario, enfatizó, se suma a los servicios, teléfonos de ayuda y consultas que la Universidad Nacional ofrece para atender la salud mental. Muestra que es una institución que va a la calle, a las cárceles, a los PILARES (centros comunitarios) de Ciudad de México, a millones de hogares con contenidos adecuados. “Es una de las muchas maneras de demostrar que la UNAM es de la nación y está cerca de la sociedad”.

María Elena Medina-Mora Icaza, directora de la FP, coincidió en la colaboración conjunta de la FP y la Coordinación de las Humanidades, a fin de contar con este Diccionario que personas de todas las edades consultan.

Figueroa Perea recordó que no solemos hablar de las emociones; además, ya antes de la pandemia vivíamos una compleja situación en la salud mental de la población, por los niveles de depresión o el incremento de suicidios, entre otros, y que con la emergencia sanitaria se recrudeció. Por eso, “les pedimos a los expertos que hiciéramos un proyecto conjunto y así surgió el Diccionario”.

Pensamos, detalló, que debíamos hacer algo que llegara al mayor número de personas y así ideamos elaborar unas cápsulas, primero para televisión y radio, como parte de la primera temporada. En la FP nos ayudaron a detectar cuáles son las principales emociones a tratar y así hacer un primer trabajo de divulgación. “De esta forma comenzó el proceso”.

Guadalupe Valencia. Foto: Francisco Parra.

Más sobre su contenido

Patricia Bermúdez Lozano, coordinadora del Programa Institucional de Tutoría de la FP, opinó que fue complicado elegir las emociones en las cuales centrarse en la primera temporada. “Escogimos sorpresa, tristeza, alegría, miedo, ansiedad, melancolía, confianza, celos, vergüenza, culpa, enojo y frustración”, muy importantes de afrontar, manejar y regular en nuestro día a día.

Todos experimentamos las emociones y no podemos reprimirlas, sino vivirlas; una vez que identificamos qué nos genera cierta emoción, debemos saber cómo la afrontamos, expuso.

En un primer momento se tenía que dar una definición; también era relevante ofrecer una descripción psicológica, fisiológica y neurológica. Al respecto hay manifestaciones en el organismo a las cuales debemos hacer caso, por ejemplo, rubor, palpitación, “mariposas” en el estómago, etcétera. “Se tenía que hacer alusión de lo que pasa con los sistemas respiratorio, cardiaco y digestivo, en la corteza frontal, etcétera”; asimismo, diferenciar cuando una emoción se convierte en un sentimiento y un pensamiento, concluyó.

Artículo anteriorDona Congreso tres unidades automotrices a Bomberos de Xalapa
Artículo siguienteExpertos universitarios buscan volver a hacer potable el agua de lluvia

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí