Inicio POLÍTICA Que nadie decida por ti

Que nadie decida por ti

Como es tradición a nivel nacional, el mes de septiembre ha sido declarado el Mes del Testamento. Esta campaña se basa en la colaboración entre notarios y gobierno, para poner al alcance de la ciudadanía, la posibilidad de firmar un documento con valor legal, esencial para no dejar problemas y conflictos a la familia respecto del patrimonio personal. 

Por años se ha realizado este esfuerzo, promocionando esta campaña a través de los medios de comunicación mediante publicidad gubernamental, entrevistas tanto de los funcionarios de la dirección del Registro Público y Archivo de Notarías, y de la dirigencia del Colegio de Notarios del Estado de Veracruz. Así como también, los propios notarios hacen su labor promocional de manera individual, tratando de explicar en los mejores términos las bondades que implica firmar un testamento. Sin embargo, este acto jurídico no está dentro de las prioridades de los mexicanos, en pocas palabras no se ha logrado establecer la cultura del testamento. 

Dejar por escrito la voluntad de un padre o una madre en un instrumento legal, que es el testamento, que contenga la voluntad expresa de a quién heredar su patrimonio en caso de fallecimiento, es la mejor manera para evitarles problemas y disputas a sus descendientes o familiares. 

El Mes del Testamento por acuerdo entre el Colegio de Notarios y Gobierno del Estado consiste en dar todas las facilidades a la población, para que firme su testamento universal a un costo de $1,150.00, que gracias a la colaboración de notarios y gobierno estatal, en esta ocasión será a un costo menor que el del año pasado y anteriores.

Resulta contradictorio que los mexicanos somos muy dados a hablar de la muerte en forma irreverente y hasta festiva, pero la mayoría piensa que hacer un testamento es un mal augurio o es como firmar una sentencia de muerte, cuando es todo lo contrario, porque firmar un testamento es entregar a la familia un antídoto contra la desunión familiar, evitando las disputas contra terceros. Esto es heredar certeza y seguridad, en vez de problemas. Además, debe quedar claro que, en caso de cambiar de opinión al paso del tiempo, se puede modificar la voluntad con solo firmar un nuevo testamento. 

Es tiempo ya de crear conciencia sobre la necesidad de decidir a quién dejar nuestros bienes en caso de fallecimiento, sobre todo ahora que tenemos la experiencia de que durante la pandemia mucha gente murió dejando a los suyos un problema legal, que hará que sus familiares anden a las vueltas, promoviendo un juicio intestamentario costoso y engorroso, provocando disputas entre hermanos en algunos casos. 

No hay que olvidar que nadie tiene la vida comprada y menos ahora que todos corremos tantos riesgos, por eso decide ahora que estás lúcido y saludable, para que nadie decida por ti. 

UNA NOTICIA TRISTE

El martes pasado el notariado veracruzano perdió a una destacada fedataria, la licenciada Olga Rebeca López Nassar, titular de la Notaría Número 13 de Coatzacoalcos, Veracruz. 

Además de haber ocupado el cargo de síndica en el Ayuntamiento de Coatzacoalcos, durante el periodo de 2004-2007, por muchos años ejerció su profesión como abogada y finalmente fue nombrada notaria pública en esta demarcación con sede en Coatzacoalcos.  

En lo profesional y en lo personal siempre fue una mujer honorable, respetable y muy apreciada en la sociedad porteña. 

Descanse en paz, la notaria pública Olga Rebeca López Nassar. 

Artículo anteriorLa RAE desapareció la CH y la LL. Es una cingadera de la que no nos salva ni el cavo del oco ni el capulín colorado.
Artículo siguienteLuto en la Commonwealth

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí