Inicio TURISMO/CULTURA Sufriendo un Tango

Sufriendo un Tango

428

POR: GABRIEL GAMAR

En el bar se escuchaba un tango en el piano
que hacía más intensa mi melancolía,
de pronto levanté la mirada hacia la puerta
y ahí estaba ella hermosa, sonriente, cautivadora.
Ella se acercó hacia mi sin tocar el suelo
y sentí en mi mejilla su cálido beso
y mi corazón latió con la fuerza de un potro
brincando nervioso por una pradera.
Se sentó junto a mí y acaricié sus manos
y no pude evitar el tocar su rostro
e imaginarla desnuda durmiendo a mi lado
compartiendo mis sueños a la luz de una vela.
Al salir de mi ensueño me hechizó su sonrisa
y me atrapó para siempre con una mirada
mientras en el piano narrando su vida
seguía el pianista sufriendo un tango…

Artículo anteriorLos libros de texto gratuitos, tarea extraescolar de verano                                                                                                                                                             
Artículo siguiente¿Cómo terminarán las corcholatas?
Es un sitio digital abierto a todas las ideas, emociones, libertades, política, literatura, arte y cultura. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí