Inicio POLÍTICA A las carreritas

A las carreritas

Quienes han estado en el poder o siquiera lo han arañado de cerca o lejos, sufren invariablemente cambios, sean mujeres u hombres, en ocasiones hacia el bien u otros horizontes: de fealdad a belleza; de improvisados a inteligentes; de ignorantes a cultos; de comprometidos a interesados; y así, por calificativos no paramos.

Y como todos, nadie se excluye, se cometen aciertos y errores, ya depende cada quién los aprendizajes.

A veces ni la riqueza o el poder conseguido, salvan: ahí están, entre otros, los recientes casos de Emilio Lozoya Austin, Rosario Robles Berlanga, Javier y César Duarte, Genaro García Luna y socios.

Más los que se acumulen en el tránsito de la existencia próxima que están sujetos a investigaciones y  escrutinios públicos (hasta el hijo de Julio Scherer García,  Julio Scherer Ibarra, por encubrimientos legales a presuntos delincuentes, quien fuera director jurídico del actual gobierno federal).

A estos acontecimientos se suma la carrera hacia la presidencia de la República.

Las cartas del partido presidencial, Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), están más que vistos: hasta ahora favorita la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheimbaun; el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard y el senador Ricardo Monreal.

Aún puede haber sorpresas evidentes, como el traído desde Villahermosa a la Secretaría de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, muy próximo al ejecutivo federal Andrés Manuel López Obrador.

De la oposición nunca hay que olvidarse, aunque parezca que los aspirantes andan en el limbo nadie está cruzado de brazos.

Hay que recordar que los vilipendiados y desprestigiados partidos, todos, son con nuestros votos, el  camino hacia la gobernanza en distintos órdenes; y de paso quienes los ostentan reciben enormes prerrogativas que nadie de las dirigencias pretende abandonar en aras de la democracia y el desarrollo.

Esas son las reglas del juego y por eso quizá la pretendida reforma electoral que no es más que dar una nueva estructura al Instituto Nacional Electoral y equilibrar los recursos públicos que manejan a discreción.

Pero mientras los de Morena ya andan caminando hacia la carrera presidencial a toda prisa y pese a tropezones de todo tipo, de la oposición no se ve claro.

Andrés Manuel López Obrador anduvo 18 años de estado por estado, capitales, municipios, pueblos, rancherías, con resultados electorales, se esté de acuerdo o no con su actuar y decisiones de todo orden, a la vista y lo que espera que siga.

Los partidos de oposición cuentan con pésimos elementos y también hay que decirlo, con personas valiosas, mayores y jóvenes.

Más los independientes que los hay.

Los desafíos de la nación siguen en pie y hay mucho por hacer y ojalá la responsabilidad recaiga en políticos, mujeres y hombres, con calidad de estadistas que tanto urgen.

Atraques:

1.     El sureste del país se caracteriza por dotar a todo el país de dos factores esenciales: energéticos y alimentos. Esta región se está diversificando, el gobierno federal hace su parte con infraestructuras nuevas como el Tren Maya, la Refinería de Dos Bocas, el Canal Interoceánico en el Istmo. Falta mucho en salud, educación, equidad de género, acceso a la justicia y justicia, más empresas de todo tipo y cultura.

2.     Lean en el portal porcierto.com.mx la excelente entrevista de la escritora y periodista Elvira García al recién fallecido músico Mario Lavista.

3.     Los 43 jóvenes de Ayotzinapa que fueron asesinados durante el sexenio anterior, siguen siendo un gran pendiente de la justicia. El enfrentamiento de la semana anterior en una caseta de Acapulco entre normalistas de ese lugar y fuerzas estatales y federales, que por fortuna no pasó a mayores, evidencia que falta más comunicación entre autoridades y esa comunidad, padres, maestros y jóvenes ¿será?

Artículo anteriorMonseñor Jorge Carlos Patrón Wong
Artículo siguienteEl último guerrero

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí