Inicio Sin categorizar Con sed por desabasto de agua y refrescos

Con sed por desabasto de agua y refrescos

384

Gabriel García-Márquez

Luego de varias semanas Coatzacoalcos sigue padeciendo por la falta de agua, los porteños enfrentan un serio problema de desabasto tanto de agua potable en las tomas domiciliarias, como garrafones y refrescos, toda vez que los refrigeradores de las tiendas se han ido vaciando por falta del producto. Este fenómeno ha generado una gran preocupación y enojo entre la gente, lo que ha impactado negativamente a la vida cotidiana, la economía local y la salud. Las causas, consecuencias y soluciones saltan a la vista.

LAS CAUSAS DEL DESABASTO
El comienzo del desabasto de agua potable es por supuesto por la fuerte sequía que impera en el país y la falta de lluvias ha disminuido el caudal de los ríos y las reservas de agua subterránea, complicando el acceso al agua potable. Este es el caso de la presa de Yuribia que se encuentra con el nivel más bajo de los últimos años. La región ha experimentado periodos de sequía prolongados que han afectado los niveles de los cuerpos de agua que abastecen a la zona y a la ciudad.

A ese problema habrá que sumarle la infraestructura hídrica de la ciudad que es obsoleta y requiere de reparaciones y mantenimiento constante y profundo. Las tuberías son muy viejas y las fugas son frecuentes, lo que agrava la situación y reduce la cantidad de agua disponible para los hogares y negocios.

LA INEFICIENCIA DE CMAS
Es urgente modernizar los sistemas de distribución de CMAS, que aun cuando instaló un módulo para recibir solicitudes de pipas para las distintas colonias de Coatzacoalcos, no tienen un método eficiente de control, ya que solamente se limitan a anotar en un cuaderno a los solicitantes, pero no lo hacen por colonia o unidas habitacional, sino por nombre, lo que genera una mala planeación de entrega, además de que nadie responde las llamadas telefónicas de los solicitantes.

Es necesario que CMAS dispongan de un sistema de cómputo para llevar el control de las solicitudes por colonia y domicilio, para brindar un servicio eficiente a los usuarios, que están padeciendo de la falta de agua y que ya no saben qué hacer para abastecerse y llenar sus tinacos.

NO HAY AGUA DE GARRAFÓN NI REFRESCOS
La falta de agua ha llegado a afectar el suministro de agua embotellada, particularmente en garrafones, que en esta zona de calor es tan necesaria, puesto que el agua de la red municipal no es del todo potable, por lo que nada más se utiliza para bañarse, lavar la ropa y la limpieza del hogar. Las embotelladoras de agua no se dan abasto y se ha registrado una escasez debido a problemas de producción, logística y distribución. Las empresas embotelladoras han enfrentado dificultades para mantener el ritmo de producción y entrega del producto, por lo que los consumidores han tenido que acudir al rellenado de garrafones en pequeños expendios que cuentan con pozo para la venta de garrafones de bajo costo.

A la escasez de agua se ha sumado la de refrescos embotellados, lo que ha provocado que los comercios tengan casi vacíos sus refrigeradores, por lo que nunca como ahora han escaseado los refrescos, principalmente los de la marca Coca Cola, que son los de mayor demanda. Todo como consecuencia de la falta de agua para su elaboración.

CONSECUENCIAS DE LA FALTA DE AGUA
La falta de agua potable ha incrementado el riesgo de enfermedades transmitidas por el agua de mala calidad, como la diarrea y otras infecciones gastrointestinales, porque las familias que no consiguen agua embotellada recurren a fuentes de agua no segura poniendo en riesgo su salud, además de que quienes no consumen agua suficiente pueden sufrir de deshidratación y golpes de calor en esta temporada en que las temperaturas han rebasado los 40 grados.

En lo económico el desabasto ha afectado a la economía local, puesto que los negocios que dependen del agua como son los restaurantes y las lavanderías, han visto reducida su capacidad operativa, además de que los comercios que venden garrafones de agua y refrescos han dejado de ganar al no contar con estos productos.

El desabasto ha afectado negativamente a la economía local. Los negocios que dependen del agua, como los restaurantes y las lavanderías, han visto reducida su capacidad operativa. Asimismo, los comercios que venden garrafones de agua y refrescos han perdido ventas debido a la falta de productos en sus estantes.

La escasez de agua y refrescos embotellados ha generado tensiones entre la gente, que se ha visto obligada a hacer filas en las tiendas de conveniencia y una intensa búsqueda entre los comercios de la zona, para conseguir los garrafones, lo que les produce estrés, ansiedad y enojo.

POSIBLES SOLUCIONES
Es fundamental que las autoridades tanto locales como estatales inviertan en la modernización de la de la red de agua potable de Coatzacoalcos, reparando tuberías y haciendo una reingeniería de la red de suministro mejorando el uso de los pozos que se encuentran en la ciudad, toda vez que es necesario mejorar la distribución del agua, construyendo depósitos de almacenamiento para tener un mejor uso del agua. Así como también buscar otras fuentes de abastecimiento de agua para la ciudad, perforando nuevos pozos para no depender totalmente de la presa de Yuribia.

Artículo anteriorEstadio nuevo, sin equipo de futbol
Artículo siguienteDespués de la derrota, renovarse o morir
Es un sitio digital abierto a todas las ideas, emociones, libertades, política, literatura, arte y cultura. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí