Inicio POLÍTICA Consultados

Consultados

México amanece hoy con un ejercicio de consulta popular que, a favor o en
contra, es inusitada en el todavía proceso de perfeccionamiento de la cultura democrática.

¿Beneficia este ejercicio de juzgar a los expresidentes que presuntamente
entorpecieron el desarrollo y el estado de derecho de la sociedad mexicana?
Los resultados preliminares de conteo del Instituto Nacional Electoral son,
hasta ahora, favorables a que así sea.

Veremos si el total de votos emitidos hace vinculante esta voluntad
expresada en las urnas, aunque, sea como sea, es obvio que el hecho de
estar en la lista de los presuntos culpables de corrupción y desvíos ilimitados ya es más que suficiente.

Difícil suponer que el otrora Tratado de Libre Comercio firmado por Carlos
Salinas de Gortari y su homólogo estadounidense George Bush sea tan
negativo como para poner al primero ante los jueces. Y probablemente en los tratados no formales se haya impuesto a México un proceso de privatización general de la economía que, por supuesto, beneficiara los intereses de la contraparte y de Canadá inclusive. A ver que le resulta de posible corrupción.

Ernesto Zedillo es otro de los señalados, fue un presidente solitario. No fue
un freno contra la corrupción y sí fue muy dado a privatizar en favor de
Estados Unidos, por ejemplo, los ferrocarriles Y el asunto del Fobaproa, no
tiene límites de respaldo a los grandes bancos nacionales y extranjeros,
deuda que pagará todavía la próxima generación. Un caso.

Otro indefendible es el señor Vicente Fox, quien poco contribuyó a la
modernización del país a pesar de haber contado con un boom petrolero,
cuyas ganancias, en vez de canalizarlas a infraestructura y servicios básicos, la dispuso hacía gasto corriente, con megasueldos y negociazos particulares.

Felipe Calderón Hinojosa fue también frívolo en gran medida, permitió el
enriquecimiento desmedido de sus allegados y desató una extraña guerra
contra el narcotráfico que disparó corrupción, impunidad y la violencia diaria hasta nuestros días.

De Enrique Peña Nieto ni qué decir, vaya que contrajo compromisos e
intereses que beneficiaron a sus cuates, principalmente y que no paró en
desatinos como el desmantelamiento de Pemex, la Comisión Federal de
Electricidad, la minería y una delincuencia e impunidad también crecientes.

López Obrador ganó las elecciones como consecuencia de muchos de esos
factores señalados, por eso obtuvo tan alta votación y sabe bien que la
polarización de la sociedad entre pobres, medios y fifís, le dan resultado para sus fines, que son mantener el poder y pasar a la historia no tan afectado como sus antecesores, de ahí la relevancia de estas consultas y plebiscitos que vienen.

Artículo anteriorGana el ‘Sí’ en Consulta Popular; entre 7.07% y 7.74% porcentaje de participación
Artículo siguienteEl show

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí