Inicio POLÍTICA ¿Crisis?

¿Crisis?

89
0

Concluyen las fiestas de fin y de inicio de año y arrancamos el año 2022 con una “cuesta
de enero” cuya carga que -de por sí pesada- se hace mayormente pesada por una gran
incertidumbre.

Este año es el tercero que hemos vivido en contingencia que continúa afectando a nuestro
país y al mundo y en México no vemos una estrategia clara de gobierno para enfrentar
las crisis que ha provocado y seguirá provocando la pandemia del Covid que parece no
tener fin.

En este contexto observamos que en materia de salud a pesar de que se conoce la
información que llega de todos los países del mundo que toman las debidas precauciones
para evitar la propagación de la nueva variante ómicron; en México una vez más, no se
toman precauciones, para evitar contagios que colapsen el de por sí muy deteriorado
sistema de salud.

No hay pruebas suficientes para su detección que justo, -señalan los expertos- son
necesarias ya por el alto grado de contagio, que puede ser muy peligroso y tener secuelas
también graves.

Siguen sin vacunarse a niños y niñas y apenas inicia la aplicación de la tercera dosis de
refuerzo para algunos sectores de la población, cuando aún la segunda dosis no ha sido
concluida en otros sectores; por fortuna se ha declarado que el sector educativo será –
ahora sí- vacunado con una vacuna oficialmente autorizada a diferencia de la que el
gobierno federal decidió aplicarles originalmente.

Miles de contagios al día han empezado a contabilizarse y cada estado de la República ha
tenido que ir asumiendo acciones diversas por la falta de una sola dirección para enfrentar
con más certezas esta crisis de salud que ha dejado más de 300 mil fallecidos y con más
menores huérfanos a consecuencia de esta pandemia y sus diferentes variantes: Delta,
Ómicron, Flurona -se documentan 3 casos ya en México- y Deltacron, hasta ahora.

Qué decir de la crisis económica en la que el alza de la inflación es determinante, aun y
cuando subieron el salario mínimo es tan alta la inflación, que los productos básicos han
elevado su precio de manera tal que muchas familias están padeciendo. Gasolinazo.
Rezago evidente en empleos formales y reducción de inversiones.

La otra crisis que considero es de las cuatro más importantes, es la de educación.
Irreversible sin duda el daño al nivel educativo en este país, en los próximos años veremos
las consecuencias psicológicas y de enseñanza en los procesos educativos. Y la inseguridad
y violencia que se agrava también en el estado de Puebla.

Más dudas que certezas en el rumbo que se seguirá para enfrentar estas crisis.
De lo que no hay duda es que se inaugurará el campo de beisbol cuyo equipo es del
hermano del presidente López Obrador -Pío- y en el que se invirtieron 103.5 millones de
pesos de recursos públicos.

Que en marzo es la fecha en la que deberá inaugurarse el aeropuerto de Santa Lucía, la
refinaría “Dos Bocas”, la autopista Barranca Larga-Ventanilla, la ruta ferroviaria
Coatzacoalcos-Salina Cruz y el parque ecológico Lago de Texcoco; obras, que no contaron
con los estudios suficientes para garantizar su factibilidad técnica, legal, económica y
ambiental, y que en la opacidad incrementaron por mucho el costo que presupuestaron
originalmente para su construcción.

Qué el Tren Maya va a costar mil millones de pesos más. Para esta obra y para Pemex el
presidente López Obrador no va a proponer un plan de austeridad para que cuesten
menos, como sí lo va a hacer para el Instituto Nacional Electoral (INE).

Que seis estados de la República tendrán proceso electoral para gobernador, diputaciones
y presidencias municipales. Que habrá elecciones en el estado de Puebla, tres
extraordinarias municipales y renovaremos 659 juntas auxiliares.

Que habrá un proceso de revocación de mandato viciado de origen y perversamente
transformado en ratificación, definido muy bien de la siguiente manera: “queremos que

no se vaya, pero queremos que nos pregunten si queremos que se vaya, para decir que
queremos que no se vaya” (Autor Anónimo).

Acostumbrados a que este gobierno todo lo minimiza sin asumir su responsabilidad: los
efectos de la pandemia, la inseguridad, la inflación; se siente “lo duro y también lo
tupido”.
Sin un derrotero claro para estos tiempos difíciles -como ya se ha dicho- parece que esta
“cuesta de enero” se prolongará, con un final todavía incierto.

rgolmedo51@gmail.com
@rgolmedo
Palabra de Mujer Atlixco
rociogarciaolmedo.com

Artículo anteriorLa bendita frivolidad
Artículo siguienteEl obrero desertor
Diputada de la LX Legislatura del @CongresoPue Integrante del
@GL_PRIPuebla Maestra en Derecho, Políticas Públicas y Género.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí