Inicio POLÍTICA Diálogos por la paz

Diálogos por la paz

73

La política en rosa

Elsbeth Lenz 

Ayer lunes, los sectores que integran el Diálogo Nacional por la Paz, convocaron a los presidenciables a la firma del “Compromiso Nacional por la Paz” que se llevó a cabo en el Centro Cultural Tlatelolco, donde se entregó el documento “Estrategias de Política Pública para la Paz” que incluye recomendaciones elaboradas, por un equipo interdisciplinario de 50 expertos, cuyas propuestas se fundamentan en los resultados de foros llevados a cabo, a lo largo del país.

El movimiento, que se conforma por personas e instituciones decididas a construir la paz en México, convocó a los candidatos presidenciales, a la firma del compromiso de paz.

El primero en llegar y firmar, fue Jorge Álvarez Maynes, el candidato del Movimiento Ciudadano; posteriormente llegó Xóchitl Gálvez Ruíz, de la coalición Fuerza y Corazón por México, quien luego de la firma del documento, dijo que su compromiso es unir a México, a partir del respeto a la dignidad humana.

Por último, llegó Claudia Sheinbaum del Movimiento de Regeneración Nacional, quien en su encuentro con el Episcopado Mexicano, señaló que le congratula saber que existen coincidencias, sobre todo la de superar la visión punitiva de autoritarismos y decretos de guerra, y avanzar a una visión de construcción de la paz atendiendo las causas. 

Sin embargo, dijo la candidata; por honestidad y congruencia, firmo el documento con la siguiente leyenda:

“Firmo el documento en el entendido que hay una visión conjunta de construcción de la paz. Sin embargo, hay diversas afirmaciones y propuestas en las que no coincido y a la firma del presente debe anexarse el documento denominado: Sigamos dialogando: Coincidencias y diferencias con el documento “COMPROMISO POR LA PAZ Estrategias de Política Pública para la Paz” de la Conferencia del Episcopado Mexicano por Claudia Sheinbaum Pardo, candidata a la Presidencia de la República por la coalición “Sigamos Haciendo Historia”. 

Ahora solo nos falta, que quien resulte electo, pase de la firma del compromiso a la acción. 

¡A México le urge la acción!

Cosas de la vida y menudencias

Como hemos cambiado como país, pasan cosas muy graves y ya nadie protesta por ello, hemos normalizado la violencia y ya no hay marcha atrás.

Les cuento que resulta que la semana pasada, el joven Yanqui Kothan Gómez, estudiante de la normal Isidro Burgos de Ayotzinapa, fue asesinado en Chilpancingo, los responsables fueron policías estatales de Guerrero y todo resultó en abuso de autoridad por parte de los uniformados, pero nadie protestó por el abuso de los uniformados. 

Nadie hizo nada, nadie sintió el agravio, a nadie le importó e incluso fue ayer, cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador en su mañanera, dio el pésame a los deudos del normalista, e incluso admitió la responsabilidad de los policías estatales de Guerrero, sin que se le moviera ni un pelo a nadie.

El gobierno pronunció su discurso de rechazo a la impunidad y detuvo a los uniformados, la Fiscalía General de la República atrajo la investigación, pero más que eso, no pasó nada.

Otro discurso de rechazo a la impunidad, fue el que pronunció ayer en su talk show, el gobernador García Jiménez, cuando le preguntaron por los funcionarios de su gobierno, que fueron expuestos en la marcha del 8M, de quienes dijo serán investigados y no habrá impunidad y de ahí se arrancó con La increíble y triste historia de la cándida Guille y Rogelio Desalmado.

Así que funcionaria, funcionario cuitlaquero acosador, mientras recuerden a Rogelio, tu a lo tuyo…

Como no se lee don Cuitláhuac “En agosto nos vemos” el nuevo libro del Gabo, digo pa’ que renueve su repertorio de villanos. 

Así las cosas mis chulos, nos leemos mañana. 

Comente politicaenrosa@outlook.com  entérate www.lapoliticaenrosa.com y sígueme en mis redes sociales @elsbeth_lenz

Artículo anteriorServidores públicos de microondas, no de carrera
Artículo siguienteEn pos de un acuerdo de pacificación nacional
Es un sitio digital abierto a todas las ideas, emociones, libertades, política, literatura, arte y cultura. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí