Inicio POLÍTICA Estrictamente personal 

Estrictamente personal 

34

La política en rosa

Elsbeth Lenz 

A lo largo de la historia, se han preservado estigmas relacionados con la mujer, en la edad media nos tacharon de brujas, concepto que sigue vigente para designar a las mujeres, que han contravenido los órdenes establecidos; también nos han llamado locas, cuando no logran entendernos; histéricas, cuando estamos preocupadas o tensas por una situación con la que los demás no quieren lidiar, pero la más demoledora y ofensiva de todas, que además no tiene equivalente en masculino y que no necesariamente se refiere hoy en día al trabajo sexual remunerado; a las mujeres nos han llamado putas, un término que hoy por hoy, se ha utilizado para castigar a las mujeres, que toman  decisiones libremente sobre sus vidas. 

Y en la política veracruzana, llena de señores que añoran y viven de los recuerdos de aquellos años, en los que solo los hombres ocupaban cargos públicos y solo ellos eran escuchados, aquellos años de don Rafael Hernandez Ochoa y de don Fernando Gutiérrez Barrios; aquí no ha sido mejor, basta con ver el escandalazo que armaron muchos, hombres y mujeres también, al saber que una mujer, sería la candidata del Movimiento de Regeneración Nacional al gobierno de Veracruz.

El drama fue en grande y empezaron por el gentilicio, muchos opinaron que eso no era violencia de género, tal vez no, pero no recuerdo que en alguna de las tantas campañas en las que ha participado Ricardo Ahued, se hayan referido a él, como el señor de Hidalgo o el hidalguense ¡Es más! Me atrevo a decir que no lo hicieron, ni cuándo Ahued Bardahuil fue diputado priista, e incluso fue en contra de su propia bancada… lo amenazaron sí, pero hidalguense jamás lo llamaron. 

Muchas y muchos aseveraron, que los ataques en contra de Rocío Nahle, no fueron violencia de género, pero la oposición al no poder llamar a Rocío Nahle ni bruja, ni loca, ni puta para denostarla, decidió arrancar con una campaña en donde la llamó corrupta (el nuevo pecado de las féminas) en donde los denunciantes, hombres que han sido corruptísimos;  buscaron a otro hombre metido a Mártir por una tragedia personal, para vocero de la campaña y con capacidades de imputación, juicio y sentencia. 

El Mártir azuzó en contra de Rocío Nahle, involucrando en sus denuncias a la DEA, el FBI y hasta intentó meter a la Sagrada y Suprema Congregación del Santo Oficio, a la postre y ya encarrerado el Mártir, fue con Clara Brugada, para gritarle corrupta, sin embargo me resulta muy extraño, que el Mártir con capacidades de imputación, juicio y sentencia, no metiera con Javier May, el Huacho Díaz Mena o contra de Oscar Ramírez Aguilar, ellos son hombres supongo en su cruzada anticorrupción, solo las mujeres somos corruptas. 

Ahora que cuando candidato opositor Pepe Yunes, estuvo frente a Rocío Nahle García, no pudo reconocerla como Ingeniera, la llamó señora, incapaz de reconocer que su contrincante tiene una profesión, además al no poderla llamar bruja, loca o puta… se consoló llamándola zacatecana, como si eso fuera una ofensa y además declaró que a ella le molestaba que se refirieran así a ella, cuando él fue, el que usó el gentilicio en tono ofensivo siempre. 

Ahora bien, en el ámbito estrictamente personal, a mí si me da gusto que tengamos una gobernadora electa, no por militancia alguna, sino como mujer, a mí si me  parece un logro enorme para el género.

Espero la gobernadora electa Rocío Nahle García, haga honor al género y además que ella sea la primera en erradicar el machismo, que transmitimos las propias mujeres, erradicándolo al menos del gobierno estatal.

Ojalá que en su gabinete, exista la verdadera equidad e igualdad y que el acoso, la violencia y el machismo, no formen parte del quehacer político veracruzano. 

Por eso mis chulos, les recuerdo que violencia de género es un obstáculo fundamental, para que las mujeres y niñas, puedan decidir sobre sus vidas, participar en igualdad y ejercer plenamente sus derechos, si tu mujer, hombre, trans, no binario, agénero, pangénero, trigénero, cisgénero y queer, no estas de acuerdo conmigo, te respeto y además, moriría por defender tu derecho a disentir.

Mis hermosos, el mundo cambió y el que no se adapte, le va a pasar lo que al doctor Crowe en el Sexto Sentido, habrá muerto y no lo sabrá, arranca semana. 

Comente politicaenrosa@outlook.com  entérate www.lapoliticaenrosa.com y sígueme en mis redes sociales @elsbeth_lenz

Artículo anteriorMicha Vela
Artículo siguienteMuchos movimientos
Es un sitio digital abierto a todas las ideas, emociones, libertades, política, literatura, arte y cultura. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí