Inicio OPINIONES Fomentar el empleo

Fomentar el empleo

En estos tiempos resulta muy difícil tratar cualquier tema, especialmente los económicos y laborales, sin mencionar la pandemia por la que estamos
atravesando.

De manera que el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para el
próximo año, por recomendación del Consejo Nacional de Evaluación de la
Política de Desarrollo Social (Coneval) debe considerar recursos orientados para la creación de empleos temporales, seguros de desempleo y fomento al ingreso de las mujeres.

La nueva realidad obliga a que el presupuesto tome en consideración que
estamos atravesando por una etapa muy difícil, aun cuando se haya dicho que ya vamos de salida, sigue habiendo millones de contagios y se han perdido miles de vidas humanas.

Además, la recesión provocada por la pandemia ha propiciado que 12 millones de personas se queden sin empleo en todo el territorio nacional, y los que han logrado conservarlo han tenido que aceptar nuevas condiciones salariales para facilitar a las empresas que los sigan sosteniendo en el puesto.

Por otro lado, la discriminación y los prejuicios siguen siendo un obstáculo para que quienes buscan trabajo encuentren un empleo digno, por lo que se debe pugnar porque los empleos de calidad sean accesibles para mujeres, personas indígenas, afrodescendientes, personas con discapacidad y diversidad sexual.

COMBATIR LA POBREZA
Reducir la pobreza es una de los principales objetivos de este gobierno, por lo cual están vigentes los siguientes programas para acceder al empleo: Jóvenes Construyendo el Futuro, Sembrando Vida, Apoyo para el Bienestar de las Niñas y Niños, Hijos de Madres Trabajadoras, Servicios de Guardería del IMSS, Servicios de Estancias de Bienestar y Desarrollo Infantil del ISSSTE, Programa de Atención a Personas con Discapacidad, Microcréditos para el Bienestar, Programa para el Bienestar Integral de los Pueblos Indígenas y Programas del Fondo Nacional de Fomento a las Artesanías.

De los 122 programas sociales considerados en el Presupuesto, solamente 38
procuran el acceso efectivo al derecho al trabajo, es decir que nada más el 31% contribuye al acceso a este derecho.

Debido a la caída del poder adquisitivo el Coneval recomienda continuar con la política de aumento al salario mínimo, elevando el salario para el 2022 y favoreciendo el acceso al mercado laboral, brindándoles capacitación a través del Programa de Normalización y Certificación en Competencias Laborales.

Señala Coneval que durante la pandemia del Covid-19 se ha incrementado la carga de trabajo y la duración de la jornada laboral, por lo que los trabajadores están en riesgo de sufrir el síndrome de agotamiento laboral, por lo que se recomienda que se disminuya el número de horas laborables, toda vez que México es uno de los países donde más se trabaja y se gana menos.

Por esto Coneval recomienda que se creen programas y estrategias que
garanticen el acceso a recursos productivos y a oportunidades de empleo bien pagado, con seguridad social garantizada, para no caer en situación de pobreza.

De modo que ahora el balón está en la cancha de los diputados, que tendrán que poner todo su empeño, sentido común y capacidad para diseñar un presupuesto coherente y eficaz para el 2022.

Artículo anteriorAburrimiento, estado afectivo estigmatizado
Artículo siguienteEl KKK al ataque

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí