Inicio SALUD Fumar hace daño,aumenta el riesgo de cáncer y envejece la piel

Fumar hace daño,aumenta el riesgo de cáncer y envejece la piel

110

¿Usted fuma? Entonces debe saber que cualquier humo que ingrese al pulmón hace mal. Ahora, si es el humo del cigarrillo se hace mucho peor, porque tiene sustancias cancerígenas y puede provocar, por supuesto, cáncer de pulmón, de vejiga, y aumenta el riesgo de todas las enfermedades oncológicas.

Pero también provoca aterosclerosis, con lo cual produce enfermedad cardiovascular, esto es, accidente cerebrovascular, infarto agudo de miocardio. Y entre todos sus efectos negativos también daña la piel, porque envejece.
Esto lo remarco porque a algunos pacientes esta cuestión estética los interpela más que las cifras de riesgo de distintas patologías.
Cuando en el consultorio yo le digo a un paciente: “El cigarrillo te envejece la piel”, quizás esto le llega más que cuando le advertimos sobre la probabilidad de enfermedad.

Como médico, si trato a un paciente con colesterol alto y a lo mejor se va un poco de la dieta, come pizza u otros productos poco recomendados, desde el punto de vista farmacológico es posible tratarlo y compensar la situación. Y lo mismo me pasa con la diabetes, y casi con cualquier enfermedad, como la hipertensión arterial, por ejemplo.

DEPENDENCIA A LA NICOTINA
Con lo único que no ocurre es con el cigarrillo. No le puedo dar nada a un paciente que fuma para que el cigarrillo no le haga mal. La única posibilidad y la única recomendación es dejar de fumar.
Las estimaciones muestran que en el año 2000, uno de cada 3 adultos consumía tabaco. En 2022, uno de cada 5 adultos lo hacían. Un reciente informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) destacó que si bien el consumo de tabaco disminuyó en las últimas décadas a nivel global, el cigarrillo es responsable de más de 8 millones de muertes anuales a nivel mundial, con una proporción significativa de estas pérdidas ocurriendo en naciones de ingresos bajos y medios
La dependencia generada por la nicotina, junto a los riesgos para la salud asociados al tabaquismo, que incluye enfermedades cardiovasculares, respiratorias y más de 20 variantes de cáncer, constituyen un grave desafío para la salud pública global.
La OMS advierte sobre las consecuencias mortales del tabaco, no solo para los fumadores directos sino también para los individuos expuestos al humo de segunda y tercera mano, quienes también sufren impactos negativos en su salud.
La exposición al humo ajeno del tabaco causa alrededor de 1.2 millones de muertes cada año, haciendo evidente el peligro que supone incluso para aquellos que no consumen tabaco activamente.

EL TABACO AFECTA AL ASPECTO FÍSICO CASI INMEDIATAMENTE

  1. El mal olor lo impregna todo: la casa, la ropa, la piel, los dedos y el aliento.
  2. El tabaco amarillea los dientes y crea un exceso de placa dental.
  3. Fumar tabaco y consumir tabaco sin humo causan mal aliento.
  4. El tabaco provoca arrugas en la piel, por lo que da apariencia de tener más edad. Fumar provoca un envejecimiento prematuro de la piel debido al desgaste de las proteínas que le dan elasticidad, la depleción de la vitamina A y la reducción del riego sanguíneo.
  5. Las arrugas son más visibles en torno a los labios y los ojos. Además, el tabaco deja la piel seca y curtida.
  6. Fumar aumenta el riesgo de padecer psoriasis, una enfermedad inflamatoria y no contagiosa de la piel que se manifiesta en forma de manchas rojizas, pruriginosas y exudativas que afectan a todo el cuerpo. 
  7. Más de un millón de personas mueren cada año debido a la exposición al humo de tabaco ajeno.
  8. Los no fumadores expuestos al humo de tabaco ajeno están en riesgo de padecer cáncer de pulmón.
  9. Los cigarrillos son una importante causa de incendios fortuitos y de las muertes que ocasionan.
  10. Los cigarrillos electrónicos también exponen a los no fumadores y a los transeúntes a la nicotina y a otras sustancias químicas nocivas.
  11. La exposición al humo de tabaco ajeno puede aumentar el riesgo de progresión de la infección latente por tuberculosis a la enfermedad activa.
  12. La exposición al humo de tabaco ajeno está asociada con la diabetes de tipo 2.
  13. Los hijos de los fumadores tienen una capacidad pulmonar reducida y en la edad adulta pueden padecer trastornos respiratorios crónicos.
  14. La exposición de los niños al líquido de los cigarrillos electrónicos plantea graves riesgos. Podría suceder que los dispositivos tengan fugas o que los niños se traguen el líquido.
  15. Ha habido casos de lesiones graves causadas por cigarrillos electrónicos, especialmente quemaduras debidas a incendios y explosiones.
  16. Los niños en edad escolar expuestos a los efectos nocivos del humo de tabaco ajeno también corren el riesgo de padecer asma debido a la inflamación de las vías respiratorias que conducen el aire a los pulmones.
  17. Los niños menores de dos años expuestos al humo de tabaco ajeno en el hogar pueden contraer una enfermedad del oído medio que puede conducir a la pérdida de audición y a la sordera.
  18. Dejar de fumar disminuye el riesgo de muchas enfermedades relacionadas con el humo de tabaco ajeno en los niños, como las enfermedades respiratorias (entre ellas el asma) y las infecciones de oído.
     20. Dejar de fumar es dar buen ejemplo a hijos, amigos y seres queridos.
  19. El consumo de tabaco puede afectar negativamente a las interacciones y relaciones sociales.
  20. Dejar de fumar significa no tener restricciones respecto a dónde poder ir, poder relacionarse socialmente y no sentirse aislado ni tener que salir a fumar.
  21. Dejar de fumar aumenta la productividad, al no tener que dejar lo que se está haciendo para fumar todo el tiempo.
  22. Un estudio mostró que los fumadores gastan un promedio de US$1,4 millones en gastos personales, incluidos el gasto en los cigarrillos, gastos médicos y salarios más bajos debidos al tabaquismo y la exposición al humo de tabaco ajeno.
  23. El consumo de tabaco afecta a la salud y la productividad de los trabajadores, y aumenta su propensión a perder días de trabajo.
  24. El tabaquismo incrementa la pobreza, ya que los hogares gastan en tabaco un dinero que podrían dedicar a necesidades básicas, como la alimentación y la vivienda.
  25. El consumo de tabaco supone una carga para la economía mundial: se estima que los costos sanitarios para el tratamiento de las enfermedades causadas por el tabaco y la pérdida de capital humano por las afecciones y las muertes atribuibles al tabaco ascienden a 1,4 billones de dólares.
Artículo anteriorCiudadanía
Artículo siguiente¿Qué es la infertilidad?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí