Inicio DEPORTES Futbol femenil en México, el imparable ascenso

Futbol femenil en México, el imparable ascenso

418

Silvia Isabel Gámez

Alicia Vargas, una de las jugadoras de la selección mexicana que viajó a Italia en
1970 para participar en el primer Campeonato Mundial de Futbol Femenil,

recuerda que solo tenían un uniforme para competir, y ni siquiera de su talla.
Cuando llegaban al hotel, antes de descansar tenían que lavarlo para volvérselo a
poner al día siguiente. “Ahora”, dice, “las jugadoras se pueden dar el lujo de
intercambiar sus playeras”.

En ese país, donde la selección nacional logró el tercer lugar, se acuñó el mito de
la Pelé Vargas. Tenía 16 años. Cuando en 1971 se celebró en México la segunda
edición del campeonato, se había convertido en una figura popular. Junto con
María Eugenia Rubio, la Peque, eran “las jugadoras del momento”.

Hacían comerciales en televisión, aparecían en los periódicos, llenaban los
estadios, pero eso no se tradujo en ingresos. Cuenta que, incluso hoy, no sabe de
quién fue la idea de exigir un pago por su trabajo: si de los entrenadores o de las
jugadoras de mayor edad de la selección.

“Quedó en que fuimos todas, y se nos echó la prensa encima. Que cómo era
posible que, siendo amateurs, pidiéramos dinero. Yo dije sí, tienen razón, somos
amateurs, pero ¿por qué cobran ustedes si las del espectáculo somos nosotras?”.
Habían condicionado su participación en la final contra Dinamarca: si no les
pagaban dos millones de pesos, no jugarían. Tras la negativa del presidente del
comité organizador, Jaime de Haro, pusieron por delante el apoyo de la afición y
salieron al campo, pero el daño estaba hecho. “Entrenamos dos días antes del
partido, eso nos afectó”.

Tras la derrota, Vargas, que había sido el “arma secreta” de la selección femenil,
la artífice de los pases a gol, cayó, como sus compañeras, en el olvido. “Haz de
cuenta que nos desaparecieron. Nadie sabía si seguías jugando, dónde andabas,
qué hacías. Trataron de apagarlo por lo que habíamos logrado en tan poco
tiempo”.

Al final, cada una cobró 11,000 pesos que les pagó De Haro, y otros 10,000
producto del boteo que hicieron artistas y cantantes en la entrada del estadio los
días de partido. En total, 21,000 pesos, cuando se afirmaba que las ganancias
sumaban millones.

“Luego decían que te llovían casas, te llovían carros, te llovían refrigeradores. Yo
les decía de payasa: ‘Agáchense, porque nos pueden descalabrar’”.

Su carrera como futbolista despegó con rapidez. Desde la niña que metió sus
primeros goles en las coladeras de su calle, Nadadores, en la colonia Churubusco,
hasta la adolescente que jugaba en el Guadalajara en la Liga América, y la joven
seleccionada femenil.

Cuenta que quería ser delantera o extremo izquierdo, pero su entrenador, José
Morales, temió que por su rapidez no hubiera quien le pasara el balón, de modo
que la dejó como central. “Así tenía la oportunidad de hacer goles y de abastecer
a las delanteras. Yo era zurda natural, pero le pegaba con las dos piernas”.
Ser seleccionada le permitió obtener una plaza como profesora de educación
física en la Alcaldía Azcapotzalco, donde permaneció casi tres décadas. Se retiró
del futbol con 42 años, después de sufrir una fractura.

Seguidora de la Liga MX Femenil, considera que van “paso a pasito, poquito a
poco”. Si tuviera el poder, lo primero que cambiaría serían los juegos entre
semana y los horarios “terribles” que tienen, y pondría solo mujeres en la dirección
técnica de los equipos “para que todo sea a nivel femenil”.
Aunque han tratado de nivelar la liga para que no se vea “tan dispareja”, resulta
claro para Vargas que los clubes que más invierten son los que logran mejores
resultados.

Pero, aun con sus carencias e inequidad salarial, la situación actual de las
jugadoras no se compara con lo que ella y sus compañeras vivieron.
“Si lo ves ahora, con la experiencia que tenemos, se puede decir que a nosotras
por el gusto del futbol nos explotaron bien y bonito. Pero en su momento eso
nunca te interesó, tú lo que querías era andar detrás de un balón”.

La incertidumbre del patrocinio
El informe Deloitte Football Money League 2022 señala que, por primera vez en
25 años, los 20 clubes con mayores ingresos del futbol europeo tienen un equipo
femenil. Esta mayor representación no se traduce a nivel de la directiva, donde en
promedio el 11% son mujeres, con un máximo de presencia en la Juventus, del
40%.

El Manchester City, campeón de la Premier League, ocupa el primer lugar de la
lista con ingresos de 644.9 millones de euros obtenidos en la temporada
2020/2021.

La baja asistencia a los estadios, causada por la pandemia, provocó que los
ingresos de los clubes en la jornada del partido (boletos, consumo), que antes del
covid-19 sumaban el 16% del total, disminuyeran en los últimos dos años, en
promedio, al 8%, señala el informe. Los derechos de transmisión significaron casi
la mitad de los ingresos, 47%, mientras que los patrocinios y las retribuciones
comerciales alcanzaron el 45%.

Hace un año, 18 de los 20 clubes de la Money League incluidos en el informe de
Deloitte contaban con un equipo femenil. Y apenas ocho, el 44%, tenía un
patrocinador exclusivo para la playera femenina.

El informe de la FIFA El camino del cambio, en el que participaron 282 clubes y 30
ligas de futbol femenil, considera la generación de ingresos por patrocinio como un
área “relativamente” poco explorada, pues solo el 31% de los contratos son
exclusivos del equipo femenil. La mayoría se venden en paquete con el varonil.
En México, Chivas Femenil lleva al frente de su camiseta la marca local Sello
Rojo, las Tuzas del Pachuca son patrocinadas por Saba, y Rayadas de Monterrey
por Midea y Arabela. A esos apoyos se suman otros patrocinadores que
comparten con el conjunto varonil. En casos como los de Pumas (DHL, Banca
Mifel) y América (ATT, The Home Depot), son las mismas marcas al frente de la
playera en ambos equipos.

“Estaría bien si la asignación de recursos fuera equitativa, pero una marca no tiene
problema si el dinero se va al futbol varonil porque le da mayor visibilidad: se
transmite en canales estelares, en televisión abierta, aparece en las redes
sociales. Si volvemos al futbol femenil más visible, va a ser mucho más atractivo
para las marcas patrocinarlo”, afirma Jorge Francisco Hinojosa, fundador de la
consultora Plus Quam Consulting.

En su newsletter El Míster, en agosto de 2021, Iván Pérez publicó los resultados
de un estudio de Jump Sports Marketing Solutions que cifraba en 314 millones de
dólares anuales la inversión de 177 marcas en 300 patrocinios de la Liga MX, los
clubes y la Selección Mexicana. El 29% de las marcas hacía un pago adicional
para estar en las pautas publicitarias de televisión.

Armando Escamilla, director de la consultora Patroria, asegura que, para lograr
patrocinios de “largo aliento” en el futbol femenil, se necesita encontrar el nicho de
público al que va dirigido, generar información que las marcas puedan estudiar y
diseñarles beneficios específicos.

Uno de los problemas, agrega, es que los clubes no han hecho una diferenciación
entre el futbol varonil y el femenil en su búsqueda de inversión. “Si hubiera más
datos que la marca pudiera analizar de manera ágil para tomar una decisión, se
eliminaría la incertidumbre del patrocinio”.

Tocar puertas
Érika Gadea se preparaba para jugar en la Liga MX Femenil, en 2017, cuando
supo que estaba embarazada. Y sus prioridades cambiaron. Era contención, o
volante derecho, con buena pegada. “No era muy correlona, pero tenía buena
ubicación”.

Creció prácticamente en los estadios, ya que es hija de dos figuras del deporte en
Nuevo León: el futbolista y entrenador de Tigres, Roberto Gadea, fallecido en
2020, y la pionera del futbol femenil en el estado, Alma Rosa Cavazos.
Empezó a jugar siendo niña, y su carrera se prolongó 15 años. Ser futbolista en el
equipo femenil de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), donde
entrenaba de lunes a sábado, le permitió tener una beca del 100%. “Nunca se
puede olvidar el estudio, es como un seguro de vida”, afirma la doctora en
Ciencias de la Cultura Física.

Profesora-investigadora en la Facultad de Organización Deportiva de la UANL,
desde hace más de una década entrena a su equipo femenil, y desde hace casi un
año al varonil. Confiesa que le resulta más fácil “hablarle fuerte” a las mujeres, “no
sé si porque sé que pueden hacerlo mejor”, pero con los hombres aún se toca “el
corazón”.

También en los vestidores advierte diferencias. “Lo que me ha tocado ver es que
los hombres se pueden enojar en un partido, gritarse, y al final del juego se
estrechan la mano y se van juntos. Pero en el caso de las mujeres se dejan de
hablar de por vida”.

Contrario a lo que pudiera pensarse, dice, hay jóvenes universitarias dotadas para
el futbol a quienes no les interesa ser profesionales. Unas quieren terminar
primero su carrera, y otras no desean sacrificar familia y amistades por estar en la
liga.

Gadea, quien tiene una maestría en marketing deportivo, ha ayudado a jugadoras
de la Liga MX Femenil a conseguir patrocinios, como una forma de complementar
sus salarios. Puede ser una mención en redes, una firma de autógrafos, un
comercial…

“Hay que ir a tocar puertas. Cuanto mayor número de seguidores tengan (en las
redes sociales), más patrocinadores les van a apostar, porque eso significa
visibilidad”, señala. “Si hubiera un especialista en marketing en cada club femenil,
creo que crecería más la liga”.

En Tigres y Rayadas, dice, hay jugadoras que ganan más de 250,000 pesos
mensuales, a lo que se suman los patrocinios. “Un sueldo así lo veo bien, a lo
mejor porque yo jugué gratis”. Pero también es cierto, agrega, que todavía hay
futbolistas con salarios de 10,000 pesos o menos al mes.

La afición que sigue a las jugadoras en redes sociales se cuenta por decenas de
miles, y aumenta día con día. En Instagram, Alison González, del América, suma
146,000 followers y cuenta con patrocinios de Nike y Electrolit, mientras que la
goleadora de Chivas, Alicia Cervantes, con 140,000, recibe el apoyo de Nike, y
Charlyn Corral, de Tuzas, con más de 72,000, es patrocinada por Adidas.
El futbolista del Manchester United, Cristiano Ronaldo, reina en Instagram con 447
millones de followers. El tercer jugador mejor pagado del mundo, según Sportico,
con 115 millones de dólares anuales, obtiene casi la mitad de sus ingresos, 55
millones, por concepto de patrocinios, merchandising y colaboraciones
comerciales.

Gadea, madre de Diego, de 4 años, y María Roberta, de 2, asegura que su
proyecto de vida es dirigir un equipo profesional. Su perfil Tigre fue una desventaja
cuando se acercó a un club de la región. “Tal vez es por el fanatismo que se vive
en el norte”.
Mientras llega ese día, piensa en cómo podría afectar a su familia mudarse a otro
estado si surgiera la oportunidad de entrenar a un equipo, pues su esposo tiene
una plaza en el área de atletismo de la UANL. “No es nada fácil”, concluye. “Hay
que cambiar los roles”.

Una locura
Mientras los derechos de transmisión se han convertido en una fuente de recursos
sustancial para el futbol varonil, que puede significar más de la mitad de sus
ingresos, en el femenil, según El camino del cambio, se reduce, en promedio, al
6% del ingreso de los clubes y el 18% de las ligas. Solo el 8% de los partidos se
emitieron por televisión abierta.

El 31 de marzo, TUDN, el canal deportivo de Televisa-Univisión, que tiene los
derechos de transmisión de los equipos América, Pumas, Necaxa, Cruz Azul,
Juárez, Toluca y Tigres, anunció que los partidos de la Liga MX Femenil solo
podrían verse en su nueva aplicación gratuita ViX. Aún falta saber si los
encuentros serán llevados a su versión de paga, ViX+, anunciada para la segunda
mitad de 2022.

La final de este año entre Chivas y Pachuca fue transmitida por Fox Sports y
Chivas TV, ambos por suscripción, y Telemundo en Estados Unidos.

Pero, ¿tiene público el futbol femenil? En una de sus columnas para Récord,
Ignacio Suárez muestra, a partir de datos de la empresa Nielsen Ibope, que en
enero de 2022 los partidos de la Liga MX Femenil transmitidos por televisión de
cable superaron en promedio los .30 puntos de audiencia, con el encuentro UNAM
vs. América logrando 1.94 puntos de rating en TUDN.

Estas cifras no se pueden comparar con las que alcanza el futbol varonil en
televisión abierta, pero sí con la liga francesa, que tiene al Paris Saint-Germain
(PSG) de Messi y Mbappé, y se transmite también por cable. Cuando juega el
PSG, apunta Suárez, la audiencia oscila entre .20 y .40 puntos, pero si son
equipos menos conocidos, puede descender a .04. Y si se trata de la liga italiana,
aun con el Napoli de Chucky Lozano, los números son todavía más bajos.

Una de las voces que se alzaron contra la decisión de transmitir el futbol femenil
únicamente por una aplicación, a través de ViX o Fox Sports Premium, fue la de
Ana Paola López Yrigoyen, jugadora del Cruz Azul, quien en Twitter escribió: “Se
habla de la necesidad de hacer rentable el futbol femenil, pero eso se hace
ampliando la demanda. ¿Cómo la amplías? Difundiendo tu producto lo mejor
posible, no restringiendo el acceso a más consumidores”.

Confinar el futbol femenil al streaming, advirtió, conducirá a su “encarecimiento y
privatización”. “¿Quieres crecer la demanda vía streaming? Está bien, ponlo gratis
por Twitch (como la NWSL —la liga femenil estadounidense—) primero y un buen
rato, y ya después cobras por ello”, señaló.

Escamilla, especialista en marketing, considera que transmitir el futbol femenil por
una aplicación gratuita o en redes sociales le brinda la oportunidad de generar su
propio nicho y crear una audiencia, pues su público es más participativo y
apasionado que el del varonil. “Lo que sí creo es que la Liga MX Femenil todavía
no está lista para que se pague exclusivamente por verla”, afirma.

Un error de la Liga MX es no vender en paquete los derechos de transmisión a
nivel nacional e internacional, apunta Hinojosa, maestro en gestión deportiva por
la Universidad de Georgetown. En el país, cada club gestiona la venta de manera
individual.

“Como en México los dueños de los clubes son también propietarios de medios,
no quieren arriesgarse a que los juegos de su equipo no se transmitan por su
canal. Y eso ha afectado al mercado, tanto varonil como femenil”.

La Premier League de Inglaterra, ejemplifica, vendió sus derechos televisivos en
Estados Unidos, hasta 2028, a NBC Sports por 2,690 millones de dólares, pero lo
que más se ve en ese país es el futbol mexicano. A mediados de mayo se publicó
que Apollo Global Management planea ofrecer a la Liga MX una inversión de
1,250 millones de dólares a cambio de un porcentaje de las ganancias por la venta
de los derechos de transmisión a nivel internacional. Eso, en caso de que los
clubes lleguen a un acuerdo.

“Falta en la Liga MX una modernización en la visión, en cómo hacer negocio, se
sigue viendo el futbol de una manera individualista, sin una planeación
estratégica”, señala Hinojosa. “Es necesario entender que en el campo (los
clubes) son rivales, pero afuera pueden ser socios. Su visión es muy
cortoplacista”.

Una planeación a largo plazo, sumado a mayores ingresos, agrega, permitiría
implementar nuevas iniciativas para el futbol femenil. “Por qué no cambiar los
calendarios y en el verano, cuando no hay futbol varonil, llenar la televisión del
femenil en horario estelar. La gente lo va a consumir, y vas a generar una
audiencia cautiva”, propone. “Se sigue oyendo la misma narrativa: que no
podemos poner el futbol femenil en horario estelar porque no genera dinero, y
bueno, no genera dinero porque no lo pones en horario estelar. Es un círculo
vicioso”.

A despecho de cualquier traba, el futbol femenil continúa su ascenso. Según El
Míster, la derrama económica de la final ha aumentado el 40% entre 2019 y 2022,
por la venta de boletos y consumo en los estadios. Este año, se esperaba que el
duelo Chivas vs. Pachuca generara 19 millones de pesos.
Gadea lo resume en dos palabras. Al observar la evolución que ha tenido la Liga
MX Femenil desde su creación en 2016, vaticina que en diez años será “una
locura”.

Este reportaje forma parte del proyecto “Las mujeres futbolistas y sus derechos
humanos laborales. Una mirada rumbo al Mundial 2026”, de la Red de Mujeres
Sindicalistas.

Artículo anteriorMonreal y el uso de los tiempos
Artículo siguienteInician trabajos para la entrega de la medalla Heberto Castillo
Es un sitio digital abierto a todas las ideas, emociones, libertades, política, literatura, arte y cultura. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí