Inicio CULTURA Gustavo Pérez, un ceramista enamorado del arte

Gustavo Pérez, un ceramista enamorado del arte

110
0
JALAPA VERACRUZ 19 OCTUBRE 2015 CULTURA CERAMISTA GUSTAVO PEREZ EL MAESTRO CERAMISTA GUSTAVO PEREZ EN SU TALLER EN JALAPA VERACRUZ PREPARA SU EXPOSICION EN DF EN LA GALERIA JUAN MARTIN FOTO JUAN CARLOS REYES GARCIA EL UNIVERSAL

Por Adolfo Álvarez

Entre las artes más reconocibles en esta época y muy populares están la escultura y la cerámica. Éstas cuentan con una persistencia y una dedicación muy perseverante por parte de su creador. Se requiere paciencia, carácter y talento a otro nivel del autor. Creo que es el arte al que menos importancia le da la gente, ya que hoy en día vemos menos exhibiciones en las galerías e instituciones de arte. Hay que recordar que este arte tiene su auge en el renacimiento. ¿Recuerdan a Miguel Ángel con la “Piedad”? En este obra vemos a la virgen María cargando a su hijo Jesús después de haber sido crucificado, pues esta magnífica obra de arte es un emblema y un icono para la escultura, aparte de que nos habla de un cierto discurso que se trata del amor de una madre hacia un hijo, nos da muestra de una belleza superficial que si los medimos con una escuadra o un metro podemos observar que es un triángulo perfecto, que matemáticamente hablando desde la postura en que la observemos es meramente correcta.

Hablo de la escultura y de la cerámica porque aquí en México existen muchísimas personas talentosas que se dedican a este arte bellísimo y una de ellas reside en Xalapa, Veracruz, su nombre es Gustavo Pérez, es un ceramista que nació en la Ciudad de México en 1950. Este artista ingresó a la escuela de diseño y artesanías, y adquiere años más tarde una beca para estudiar dos años en la Academia Saint Joost en Breda, Holanda. También trabajó como invitado en el taller de Saint Paulus Abdij en Oosterhout, Noord Brabant. A su regreso a México construye su propio taller en Zoncuantla, Xalapa y años después trabaja como artista residente en el Instituto de Estudios Cerámicos de Shingarak en Japón. Igualmente ha sido artista invitado en la Manufactura de Sevres en Paris, Francia. Ha impartido cursos y dictado conferencias en numerosas ocasiones en Europa, México y Sudamérica. En 2011 expone su obra en el Palacio de Bellas Artes y un año más tarde recibe el Premio Nacional de Cerámica. Su obra es expuesta en forma individual o colectiva en países como Estados Unidos, Europa, Japón y Corea.

Hoy en día viaja mucho a Xalapa a trabajar en su taller y es uno de los artistas contemporáneos más emblemáticos de la cerámica en México. Su taller que es como su segunda casa puede ser visitado por estudiantes y personas del medio artístico, para poder apreciar el trabajo de este ceramista. También ha expuesto su obra en diferentes galerías de arte de Xalapa.

Artistas como el maestro Gustavo Pérez no deben de ser olvidados, independientemente de su formación que es bastante académica y preparada, debemos valorar a estos grandes artistas que ponen el nombre de México en lo más alto en el mundo. Hay que apoyar al artista y al arte y sobre todo promover la cultura y la historia.

Artículo anterior¿Existe la belleza?
Artículo siguienteEl último discurso de Reagan
Es un sitio digital abierto a todas las ideas, emociones, libertades, política, literatura, arte y cultura. 

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí