Inicio POLÍTICA El último discurso de Reagan

El último discurso de Reagan


A raíz de los discursos pronunciados por Donald Trump y a su constante oposición a la llegada de migrantes a su país, ha circulado el último discurso pronunciado por el ex presidente de Estados Unidos, Ronald Regan, por cierto, también republicano, quien habló sobre lo importante que significa para su país seguir recibiendo migrantes.
En ese discurso el presidente Reagan, señaló que muchos países intentaban competir con Estados Unidos, pero que en lo único que no lo podían hacer es en la cualidad de ser un faro de libertad y oportunidades que atraer al mundo; describió que era la principal grandeza de su país, reunir la fuerza de todos los países y rincones del mundo. Afirmó, que mientras algunos países se aferran al pasado, Estados Unidos daba vida a los sueños de la gente, creando así el futuro en que el mundo los quería seguir.
Dijo en ese histórico discurso, que gracias a los recién llegados eran una nación joven llena de energía, llena de nuevas ideas e innovadora. Ronald Reagan concluyó diciendo que “si algún día cerramos la puerta a nuevos estadounidenses, nuestro liderazgo pronto estaría perdido”.
Qué gran diferencia con el discurso xenofóbico e inhumano del actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quien no se cansa de calificar todos los días de criminales y pandilleros a los migrantes que lo único buscan es seguridad y trabajo, en pocas palabras sobrevivir.

EL NUEVO COMISIONADO DE MIGRACIÓN
La llegada de Francisco Garduño Yáñez al Instituto Nacional de Migración es una muestra de la gran preocupación del presidente Andrés Manuel López Obrador de que se hagan bien las cosas, para cumplir con los compromisos contraídos con el presidente Donald Trump.
No sería tan importante el nombramiento de Francisco Garduño como Comisionado del INM, de no ser porque la mirada del presidente del país más poderoso del mundo está sobre México y especialmente sobre el problema migratorio.
Garduño Yáñez no fue elegido al azar como muchos piensan, fue designado tomando en cuenta su preparación profesional, pero sobre todo su lealtad al presidente y su probada experiencia, cualidades sumadas a los excelentes resultados que siempre le ha entregado a su amigo y jefe.
Garduño no es un improvisado, es doctor en Ciencias Jurídicas, con maestría en Derechos Humanos y licenciatura en Derecho, además de haber cursado también la carrera de Optometrista. Profesionalmente cuenta con una larga carrera en la administración pública y la docencia. Ha ocupado cargos en las secretarías de Gobernación, del Trabajo, Pesca, en Pemex, en la Procuraduría del Distrito Federal, en Banrural, en la PGR y en la Secretaría de Transportes y Vialidad del Distrito Federal.
Políticamente ha sido miembro de las campañas de Cuauhtémoc Cárdenas y por supuesto participó también en la de Andrés Manuel López Obrador. Su último cargo antes de ser nombrado comisionado del INM fue el de comisionado del Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Reinserción Social, un puesto complicado, pero poco lucidor.
Como ser humano Francisco Garduño es una persona discreta, eficiente y eficaz, que no le quedará mal al presidente y que actuará con prudencia ante lo difícil que es el manejo de los indocumentados y la ardua labor de contención que debe desempeñar, para detener el flujo migratorio procedente de Centroamérica sin violentar los derechos humanos de quienes van en busca del sueño americano.
El presidente necesitaba a un comisionado preparado, eficaz, responsable y cauto en su desempeño como funcionario público, en Garduño ha puesto su confianza y con toda seguridad no le va a fallar en este tema que se debe manejar con energía, pero sin violar la ley ni pisotear los derechos de los migrantes.
Los buenos resultados se comienzan a notar, tan es así que el propio Donald Trump ha dicho que el gobierno de López Obrador lo está haciendo mejor de lo esperado para detener el flujo de migrantes indocumentados que se dirigen a Estados Unidos. Los mexicanos lo están haciendo muy bien, recalcó el presidente estadunidense.
Pero esto es solamente el comienzo, el nuevo comisionado de migración no la tiene nada fácil y se enfrentará a una gran prueba que lo pondrá en la mira de todo mundo.

Artículo anteriorGustavo Pérez, un ceramista enamorado del arte
Artículo siguienteLord Peña ama su inocencia

1 Comentario

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí