Inicio EDUCACIÓN “Hemos compartido saberes y haceres»

“Hemos compartido saberes y haceres»

182
Foto: cortesía IIS.

Homenaje a la académica del Instituto de Investigaciones Sociales por toda una vida dedicada a la UNAM.

“Agradezco las palabras de cada uno y a la concurrencia por acompañarme en esta reunión que me llena de satisfacción y orgullo. Creo que he hecho más que suficiente y estoy decidida, pienso retirarme, como es necesario; a ver qué hago en la casa, aburrirme, pero tendré que asumirlo”, apuntó María Luisa Rodríguez Sala de Gómez Gil, académica del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS), en el homenaje que le rindió la entidad académica para celebrar nueve décadas de existencia de la universitaria.

En el auditorio del IIS, la investigadora emérita del Sistema Nacional de Investigadores del Conacyt destacó que ha decido jubilarse, irse del IIS, “con la cabeza por delante y saber que es necesario dejar el cubículo, y antes de irme ver cómo limpiarlo porque tiene materiales históricos que pasarán, desde luego, a los colegas que les interesen”, señaló.

En el emotivo acto, celebrado de manera híbrida, amigos, familiares y colaboradores de la homenajeada reconocieron su trabajo de investigación, su labor de formación de nuevas generaciones de estudiantes e investigadores, así como su experiencia y contribución para construir la identidad del IIS.

En su intervención, Miguel Armando López Leyva, director de la entidad universitaria, reconoció la trayectoria académica de la homenajeada: “Toda una vida entregada a la UNAM, 63 años la vinculan al IIS. Es una investigadora muy productiva, pues a lo largo del tiempo ha diseñado proyectos sobre temas puntuales cuya producción ha sido prolífica en publicación de artículos, capítulos de libros y libros”.

Dos de sus colaboradoras y amigas, Regina Jiménez Ottalengo, investigadora jubilada del IIS, y Susana Ramírez Martín, académica de la Universidad Complutense de Madrid, quienes están vinculadas a María Luisa Rodríguez Sala de Gómez Gil no sólo por la academia, sino también por una sólida amistad, reconocieron su generosidad y esplendidez, al invitarlas a su casa, lo que permitió establecer una relación más cercana, superando las fronteras institucionales.

A ver qué hago en la casa, aburrirme, pero tendré que asumirlo”

“Agradezco por tantas cosas vividas y compartidas en México y España, no nos dejamos nada para mañana. Tu experiencia ha sido acicate y modelo siempre, un estímulo para no dejar de luchar en las dificultades; hemos compartido saberes, haceres y entretenimientos”, evocó la especialista española.

Regina Jiménez, por su parte, recordó que más de seis décadas de amistad la unen a María Luisa, a ella le debe haber ingresado al IIS. “Me impulsó a concursar por una plaza de medio tiempo y hemos mantenido una larga amistad con ella y su esposo”.

Rosalba Casas, exdirectora del IIS, felicitó a la homenajeada “por la vida plena en la que has combinado proyectos personales, familiares y académicos. Asimismo, los has sabido cumplir al equilibrar tu vida familiar con tu actividad académica, lo que para una mujer de tu generación no habrá sido nada sencillo; ser mujer, miembro de la generación fundadora de la Escuela Nacional de Ciencias Políticas y Sociales, y seguir una carrera en los años 50 del siglo XX fue sin duda un gran reto”.

Luz Fernanda Azuela, del Instituto de Geografía, resaltó que “María Luisa tomó como punto de partida un enfoque prosopográfico sustentado en la recuperación de la vida colectiva de los intelectuales de la Nueva España. Nos ha abierto el camino para acceder a una nueva comprensión de la cultura novohispana que enriquece no sólo la historia de la ciencia, sino además la historia en general”.

Igualmente, expuso que el legado magisterial de la académica del IIS, al tiempo que realizaba sus investigaciones, cumplía con una faceta brillante de su vocación que es la formación de especialistas, a quienes ha instruido en la investigación académica, siempre dándoles el crédito correspondiente en las publicaciones.

En el homenaje también participaron Miguel Erice, sobrino de María Luisa Rodríguez Sala, y Verónica Ramírez Ortega, profesora del Departamento de Historia y Filosofía de la Medicina de la Facultad de Medicina.

Artículo anteriorManuel Felguérez, pionero del arte digital
Artículo siguienteDe la ciencia a la ambición desmedida

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí