Inicio OPINIONES Hospitales Imss-Bienestar

Hospitales Imss-Bienestar

Hace unos días el presidente Andrés Manuel López Obrador se comprometió a abrir 200 hospitales antes de que finalice su sexenio, luego de inaugurar una AMPLIACIÓN del Hospital Rural San Quintín IMSS-Bienestar en Baja California.

Anunció que ya existen 80 hospitales IMSS-Bienestar y que llegarán a 200, que se encargarán de atender a la población más necesitada y vulnerable del país, que no cuentan con ningún tipo de seguridad social, mucho menos afiliación al IMSS o al ISSSTE.

Partiendo de la base de que solamente la mitad de los mexicanos cuentan con seguridad social, este plan vendría a solucionar el grave problema que afecta sobre todo a la población rural, que no cuenta ni siquiera con un centro de salud en su comunidad.

La desaparición del Seguro Popular vino a afectar a mucha gente que ahora no tiene cómo resolver el problema de salud, toda vez que el Insabi opera con muchas deficiencias.

Todavía hay hospitales y clínicas que aun cuando ya tienen mucho tiempo de haberse construido, siguen cerrados porque no cuentan con equipo ni mobiliario y mucho menos con personal médico para poder entrar en funciones.

REHABILITACIÓN DE HOSPITALES

El gobierno federal se comprometió a recuperar y rehabilitar 120 hospitales que aseguran estarán ahora bajo la administración del IMSS, es decir que no serán administrados ni por la Secretaría de Salud ni por los gobiernos estatales.

Esto suena muy bonito y ojalá esta vez sí se haga realidad, porque en materia de salud estamos muy atrasados, basta con hacer un recuento de los hospitales que operan en Coatzacoalcos, para darse cuenta del retraso en que se encuentra el sector salud y así se escribe la misma historia en otros municipios del estado donde la gente se muere por falta de atención médica y escasez de medicamentos.

Por cierto, ¿Con qué recursos va a operar el IMSS estos hospitales si ni siquiera cuenta con los recursos suficientes para operar las clínicas que ya tiene a su cargo?

Artículo anteriorLa curiosa historia de cómo nació el cajero automático
Artículo siguienteMedio siglo de libros  

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí