Inicio POLÍTICA Las corcholatas y el duende

Las corcholatas y el duende

224

ADELANTE

Pepe Valencia

Cada vez son más los que dan por descartada a Claudia Sheinbaum
como candidata presidencial y la cargada se inclina hacia el
poderoso secretario de Gobernación, Adán Augusto López
Hernández.

Su avanzada en Veracruz es el diputado Sergio Gutiérrez Luna,
aspirante a la gubernatura del estado.

Hace unos días, Adán Augusto visitó tierras veracruzanas y los
morenistas lo recibieron felices y contentos, con el gobernador
Cuitláhuac García al frente.

En improvisadas tertulias de fin de semana se expresaron diversas
opiniones en relación a la sucesión presidencial en puerta:
–Andrés Manuel López Obrador es muy astuto y nos pretende
engañar con la verdad. Presenta a Claudia como su favorita y, en
realidad, apoyará a su paisano Adán Augusto –presumen unos.
–Quienes lo conocen lo saben, AMLO se saldrá con la suya e
impondrá a Sheinbaum contra viento y marea –reviran otros.
–¿Y Marcelo Ebrard? Éste abriga la esperanza de que los astros
alineados, las circunstancias o un milagro político le concedan la
candidatura presidencial y asunto resuelto.

–¿Por Movimiento Ciudadano quién iría? Tal vez Dante Delgado
convenza a Ebrard en caso de no ser nominado por Morena.
De la 4T no hay más corcholatas destapadas y bendecidas por ya
saben quién. Ricardo Monreal quizá logrará la candidatura por la
Ciudad de México… o nada.

Antes de noviembre de este año sabremos quiénes serán los
candidatos a la presidencia. Por Morena son tres las corcholatas.
La caballada de la alianza «Va por México» está todavía muy flaca.

UN TRAVIESO DUENDE EN EL METRO…

Este domingo ocurrió un nuevo percance en el Metro de la Ciudad
de México. Un convoy de la Línea 7 se separó al llegar a la estación
Polanco y los pasajeros fueron desalojados.

No es necesario ser experto en la materia para deducir que la causa
sería la falta de mantenimiento debido al recorte presupuestal. Y
habría que preguntar a la jefa del gobierno capitalino, Claudia
Sheinbaum, adónde va a parar el dinero escatimado al Metro.
La respuesta, jamás aceptada ni por Claudia ni por el presidente
López Obrador, es obvia.

El autor de estos “incidentes” o “sabotajes” ha de ser el mismo
duende que introdujo cambios a la iniciativa para reformar las leyes
secundarias electorales, el Plan B de AMLO.

El Metro puede ser el Waterloo de Sheinbaum si la eficiente
Guardia Nacional no captura cuanto antes al travieso duende.

¡Aguas!

Artículo anteriorExpolicía, su turno en Nueva York
Artículo siguienteUn tonto sabio es más tonto que un tonto ignorante. Moliere
Es un sitio digital abierto a todas las ideas, emociones, libertades, política, literatura, arte y cultura. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí