Inicio POLÍTICA Los diarios del Peje..

Los diarios del Peje..

90
0

Son infinitas las curiosidades que me despierta la imparable actividad verbal de presidente de la República, nuestro amado jefe, guía y líder, don Andrés Manuel López Obrador, o Manuel Andrés López Obrador.

Por siglas, MALO para algunos o AMLO para muchos. Por sobrenombre cariñoso Pejelagarto y para sus cercanos El Peje.

El mote lo recibe por su tierra natal, Tabasco, donde existe tal especie animal de agua y comestible.

También hacen referencias a este personaje como el Macuspano, por la región donde nació y vivió sus años adolescentes con su familia, que después de un par de oscuros episodios que culminaron, uno con la muerte de un hermano y el otro con la muerte cerebral y parálisis de un compañero de juegos, se trasladó al estado de Chiapas.

Allí se le conoce un rancho de descanso (nada produce) llamado La Chingada, en donde asegura que terminará sus días escribiendo textos analíticos y biográficos.

Formarán la nueva narrativa de la historia nacional.

Dicen que quien mucho habla, mucho se equivoca. Y como demostración palpable citan el análisis a cargo de medios gringos, donde autopsiaron las diarias presentaciones públicas de las actividades y los resultados estimados por don Peje y los miembros de su corte.

Demostraron que cada mañana miente en promedio seis veces. Pero igual le aplauden o no le reclaman tales excesos.

Demasiados para citarlos; al desgaire recordemos dos: la República Mexicana se remonta a más de diez mil años atrás. Por entonces había múltiples naciones en este territorio…

Al intentar acreditar a su bosero (escrito con malevolencia cuál corresponde a tan calificado ente) exaltó sus méritos como periodista, que desconoce el gremio.

Para certificar y como acostumbra bajo su sola palabra, aseveró que el bosero presidencial y hoy filtro de los participantes en la Homilía Mañanera, fue un exitoso director de un reconocido medio de extensa penetración.

Los que hemos deambulado por medios escritos o electrónicos, en mi caso voy para los 60 años de vida profesional, nos enteramos…

El periódico se llamaba Regeneración y tenía una circulación de, para no exagerar, 15 millones de ejemplares.

En México cuando un periódico rebasa los cien mil ejemplares de circulación, sienten que están en los cuernos de la luna. Medios hubo hasta la llegada del internet y las redes, que sobrevivían con tres mil ejemplares, la mayoría rondaban los quince mil.

Es de recordarse al dueño de un periódico, hermano de un secretario de Estado que al mencionarle los citados tres mil ejemplares, explicó con sinceridad rayana en la desvergüenza que le bastaba con que la gente viera un ejemplar en cada puesto de Periodicos, para justificar el recibo de publicidad oficial y comercial.

Y precisó que le importaban tres “reverendos pitos” los lectores porque a fin de cuentas no eran los que mantenían al diario.

De actualidad, citemos al Indian News con 30 millones de ejemplares, al Asahi Shimbun, con apenas siete millones, al propio Granma que lanza dos millones y los gringos que en ediciones consecutivas durante el día alcanzaban también cerca de una decena de millones.

Ya no. Se trasmutan y van hacia la comunicación cibernética, con el plus de la constante reducción de lectores, las nuevas y frívolas generaciones.

Ojalá no nos quiten al extraordinario director de medios para que al término de su encargo oficial, nos aseste la grata emisión de otro periódico como Regeneración.

Artículo anteriorJosé de la Colina, un escritor entrañable
Artículo siguienteFrancia amaneció con una invasión de alebrijes oaxaqueños
Periodista antediluviano, corresponsal en el exterior y reportero en méxico.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí