Inicio TURISMO/CULTURA Mi primer encuentro con Carlos Monsiváis

Mi primer encuentro con Carlos Monsiváis

297
Carlos Monsiváis

Abraham Farid Gorostieta

Mi primer encuentro con Carlos Monsiváis fue cuando lo quise entrevistar por primera vez. Yo tenía 17 años. Crecí en un ambiente en dónde sabía y había escuchado muchas historias, un tanto mitológicas, sobre el intelectual. Leí en ese entonces Entrada Libre. Me pareció confuso y no le entendí bien, también en ese entonces era un lector muy párvulo. Pero era un hueso de un par de periodistas y tenía hambre de generar mis propias notas y no sólo llevar mandados o capturar textos.

Sabía que si le llamabas a su casa, don Carlos le daba por hacer voces de mujer grande y así negarse o recibir una llamada.

– Bueno, ¿Quién habla?. Sonó la voz de una mujer de edad, aguda, fingida.

– Buena tarde, ¿se encuentra el maestro Carlos Monsiváis? Habla Fulano de tal y me gustaría hacerle una entrevista. Solicité.

– El señor Monsiváis se encuentra ocupado en este momento -dijo la voz femenina-. ¿Sobre que tema quiere la entrevista? Preguntó.

– Sobre el mito Carlos Monsiváis y el escritor, acabo de comprobar que es cierto que imita voces al teléfono. Respondí pensando que me iba a colgar.

La voz cambio en el instante.

– Sí. Dígame, habla Carlos. ¿Para quién es la entrevista?, inquirió el escritor.

– Para Carlos Ramirez y su periódico La Crisis, dije orgulloso.

– Újule joven, ¿no tiene una publicación mejor y más decente?, me reviró.

Se me cerró la garganta. Respondí lo más pronto que pude después de varios segundos de silencio.

– Colaboró también en la revista mensual El Búho que dirige el escritor René Avilés Fabila. Ambas publicaciones me publicarían la entrevista que le solicito don Carlos.

– Uy joven, qué barbaridad, pues está peor, bueno, si no tiene mejores medios envíeme sus preguntas a tal correo electrónico, yo las responderé.

Por supuesto que lo hice. Era 1999 y yo me sentía muy chingón porque en efecto tenía correo electrónico propio, computadora en casa, y le iba a hacer una entrevista a uno de los sagrados. La respuesta tardó como 15 días. Era una lista de 20 preguntas, mientras traté de leer Amor perdido y fue una mejor experiencia. Cuando Monsiváis era cronista y hacia perfiles se le entendía bien, cuando daba opiniones era demasiado barroco para decir cualquier cosa. La respuesta fue: «vengase pronto a mi casa, lo espero a tal hora, la dirección es así y asá». Monsiváis siempre me pareció que le gustaba hacerse el artista contemporáneo y conceptual. Muy difícil de agarrarle la onda y de comunicación arqueológica. Me da la impresión que amaba verse y saberse así.

Artículo anteriorEl derecho a recibir alimentos de manera retroactiva es imprescriptible: Primera Sala
Artículo siguientePublica DOF decreto para crear el Centro Nacional de Identificación Humana

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí