Inicio POLÍTICA Muerte de perro

Muerte de perro

233

Observo que la vieja amenaza de: “Te mataré como a un perro”, ha caído en la más notable obsolescencia, porque ahora, las leyes proteccionistas de los animales, más la comprensión y amor hacia las mascotas que nos acompañan domésticamente, han logrado que nuestros perros y gatos, gocen del privilegio de una muerte asistida, con la piadosa ayuda de veterinario facultado para poner fin al sufrimiento terminal, y con las sustancias letales autorizadas y dosificadas profesionalmente para cumplir con ese triste, aunque necesario propósito.

En cambio los ciudadanos mexicanos seguimos en la necedad de tener el sufrimiento final como redención de culpas, nuestra vida como prestada, y la ayuda a bien morir como delito. ¡Estamos jodidos!

M.G.

Artículo anteriorDe Veracruz para Rusia
Artículo siguienteCierre del Monte de Piedad; traería problemas mayores
Es un sitio digital abierto a todas las ideas, emociones, libertades, política, literatura, arte y cultura. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí