Inicio OPINIONES Oro Negro en Coatza

Oro Negro en Coatza

334

 

Por Manuel Adolfo Álvarez Viveros

El arte y la cultura en una sociedad son muy importantes para poder impulsar a un pueblo hacia el desarrollo, la educación y el progreso. En el mundo es bien sabido que el deporte juega un papel importante en el crecimiento y aprendizaje de un niño; un claro ejemplo de esto es México que desde el seno de una familia es notorio que un infante lo primero que hace al desarrollarse activamente es patear un balón de futbol. Esto se ha vuelto una práctica que como mexicano crea una equivalencia muy manifiesta, por otro lado, en Europa es habitual que lo primero que se le dé a un niño es un instrumento, esto cultiva de manera diferente la mente del infante y crea un pensamiento crítico.

En México diferentes zonas rurales y urbanas cuentan con distintos tipos de actividades y tradiciones artísticas. Esto los lleva a crear una identidad propia y única que lo distingue de las demás regiones.

Veracruz cuenta con entidades multiculturales que van desde la gastronomía hasta la danza, una de las más importantes es el son jarocho que se considera como un patrimonio que marca un antes y un después de una etnia cultural.

Sin embargo, la situación de Veracruz es contrastante, pues también cuenta con un preocupante índice delincuencial, lo cual es un reflejo de que el crimen manda en territorio jarocho.

Una de las ciudades con mayor índice de criminalidad es Coatzacoalcos que se encuentra en el número uno en ser la entidad más peligrosa del estado, los jóvenes se están dirigiendo al delito como una manera sencilla de obtener bienes fácilmente.

Una propuesta para implementar que los jóvenes no sean conducidos por el mal camino, es inculcar el arte y la cultura entre los ciudadanos, cultivándolos y guiándolos hacia la educación y el aprendizaje, despertando en ellos la curiosidad y el desarrollo mental.

Por estas razones movimientos culturales como “El festival de cine de oro negro” debe ser de provecho, para que los adolescentes y todas las familias se acerquen a estos grupos artísticos, y se logre así fomentar la cultura a profundidad en Coatzacoalcos.

Este festival es creado para hacer conciencia y reflexionar después de los acontecimientos de inseguridad que se han vivido en la zona. Constará de 29 cortometrajes gratuitos originarios de México, Venezuela, Francia, Suiza y Estados Unidos. Se proyectarán del 2 al 5 de mayo y serán lanzados también en Minatitlán y Nanchital. El director del festival Johnny Olán menciona que “Nosotros como festival tratamos de hacer nuestra parte, pero también esperamos que, con ésta, de alguna manera, animación, más gente se sume, porque los buenos somos más. Por supuesto que esos hechos los lamentamos, pero nosotros tenemos que seguir y queremos seguir contribuyendo”[1]

Se necesita de gran apoyo por parte del ayuntamiento porteño, para que Coatzacoalcos genere arte y cultura y se pueda disfrutar del teatro, de la danza, así como de festivales musicales y artes plásticas. Existe una Casa de Cultura que se encuentra en el olvido y hace falta reflexionar y saber que con estos grandes movimientos artísticos se podría enriquecer el espíritu de los jóvenes y se podría abonar en algo al bienestar social.

 

Artículo anterior500 años de la muerte del polímata Leonardo da Vinci
Artículo siguienteEl inculto de Maduro
Es un sitio digital abierto a todas las ideas, emociones, libertades, política, literatura, arte y cultura. 

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí