Inicio POLÍTICA Perfeccionar la Democracia

Perfeccionar la Democracia

El resultado final del proceso electoral para elegir al nuevo alcalde de Coatzacoalcos, en realidad no sorprendió a nadie y aun cuando para unos fue motivo de alegría, para la mayoría de los participantes fue motivo de tristeza y desilusión, porque todos esperaban obtener una mejor votación y la realidad fue otra muy distinta.

Sin lugar a duda esta fue una jornada ejemplar, con una participación ciudadana muy cercana a la pronosticada por los analistas y las empresas encuestadoras. En Coatzacoalcos la lista nominal es de 227,987 ciudadanos empadronados y la participación para la elección de alcalde fue de un 51%, que era lo pronosticado. Los votos efectivos alcanzaron la cifra de 114,369 sin contar los nulos que fueron 2,314 boletas. 

El hecho de que haya ganado por amplia mayoría Amado Cruz Malpíca, candidato de Morena, con 68,438 votos, no fue algo inesperado, pero lo que sí resulta sorprendente es la enorme diferencia con respecto a su más cercano adversario Carlos Vasconcelos Guevara quien obtuvo 32,246 votos. Una proporción de 2 a 1 de diferencia entre el primero y el segundo. 

Del total de votos sufragados 100,684 fueron para los dos candidatos punteros y la suma de votos del resto de los candidatos fue de 13,685 votos, que ni aun cuando se le sumaran a Carlos Vasconcelos lograrían alcanzar a Amado Cruz Malpica. 

Entre la llamada chiquillada el candidato que obtuvo mayor votación fue el abanderado de Movimiento Ciudadano con 4,363 y el que obtuvo la menor votación fue el candidato de Redes Sociales Progresistas con 574 votos.

ENTRE MENOS PARTIDOS 

Estos resultados invitan a hacer una reflexión sobre la existencia de tantos partidos políticos en México. Mucho se ha hablado de que solamente deberían existir 3 o 4 partidos, para por un lado reducir los recursos asignados a los partidos y por el otro, para que la democracia se vaya perfeccionando y si algún aspirante no tuviera cabida en estos partidos tendrá la opción de participar como candidato independiente. De esta manera se reduciría considerablemente el gasto destinado a los partidos. La prueba está en que después de esta elección tendrán que desaparecer varios partidos que no alcanzarán la votación mínima del 3 %. 

Está muy claro que la ciudadanía se va con los candidatos más fuertes o con el partido en el pode, sea en alianza o individualmente. El esfuerzo realizado por los partidos pequeños o los candidatos independientes no es suficiente para lograr una buena votación, aun cuando tengan buenas propuestas o realicen una campaña de penetración casa por casa donde los electores les sonríen y les ofrecen su voto; pero a la hora de la verdad se lo darán al candidato o partido que consideran con mayor fuerza para ganar, no al candidato más simpático o con mejor proyecto.

Es tiempo ya de legislar sobre este tema y reducir el menú de partidos, para que la cultura democrática se vaya perfeccionando, pero sobre todo para que el erario ya no gaste tanto dinero en partidos que serán flor de un día y que retoñaran mañana con otro nombre.

Artículo anterior¡Salimos a votar!
Artículo siguiente¡Lástima que terminó!

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí