Inicio POLÍTICA Por darle el avión

Por darle el avión

Aun cuando hace unas semanas todavía se hablaba del inicio de la construcción
de la terminal 3 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), con
el decretazo que está por expedir el gobierno federal, esta obra queda totalmente
cancelada a pesar de la saturación de las actuales terminales que están en
funciones (1 y 2) y que se encuentran en condiciones verdaderamente deplorables
tanto la terminal uno como la dos.

Solamente se programará la remodelación de las dos terminales. En la Terminal 1
se realizarán trabajos de ingeniería en las instalaciones que desde hace tiempo se
encuentran en pésimas condiciones como son los baños, luminarias junto con
otros aspectos que afectan los servicios a los usuarios. En la Terminal 2 se
trabajará en la corrección de problemas estructurales, fallas de ingeniería y
hundimientos, además de reparación de baños y otros servicios que se
encuentran con desperfectos. Sin embargo, aún no se han elaborado los
presupuestos, toda vez que se espera la realización de un análisis que harán
especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Mientras tanto, según el proyecto de decreto, se van a eliminar 11 operaciones por
hora entre llegadas y salidas. De manera que en vez de 61 operaciones por hora
solamente se autorizarán 50.

La intención del decreto es que se obligue a las aerolíneas a trasladar estos
vuelos al nuevo Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), para lo cual se
ofrece otorgar incentivos fiscales, que, por cierto, aún se encuentra en estudio
para lograr un acuerdo con el SAT que está poniendo algunas restricciones.
Asimismo, se pretende otorgar descuentos en los costos de servicios
aeroportuarios y consumo de turbosina.

Con este decreto lo que pretende el gobierno federal es darle movimiento al nuevo
aeropuerto AIFA, para lo cual se le enviarían las operaciones que se darán por
canceladas, obligando “por las buenas” a las líneas aéreas a generar movimiento
en el AIFA que hasta la fecha se encuentra desierto.

Entre las cancelaciones que se harán en el AICM están los vuelos tipo chárter y de
carga, así como operaciones de vuelos oficiales y comerciales. Se supone que
con estas medidas se mejorarán las condiciones de operación del aeropuerto de la
Ciudad de México, así como también se evitará la saturación de vuelos. Con esto
se recortarán entre el 20 y 30 por ciento de operaciones; sin embargo, estas
medidas afectarán tanto a los viajeros como a las propias aerolíneas, que verán
afectadas sus ganancias, por lo tanto, las empresas mandarán sus vuelos a los
aeropuertos que les generen ganancias según le resulte conveniente.

Prácticamente están obligando a las empresas Aeroméxico, Volaris y Viva
Aerobus a mandar al AIFA el 20 por ciento de sus operaciones. El presidente de la
República ya se los ha pedido de manera amigable, pero al haberle “dado el
avión”, tendrá que recurrir a hacerlo de manera obligatoria mediante un decretazo
que se publicará en breve.

Artículo anteriorMás fácil, culpabilizar a las mujeres de la violencia
Artículo siguienteInfonavit celebra 50 años renovando su portal institucional y mi cuenta Infonavit

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí