Inicio POLÍTICA Se cumplen 28 años del asesinato de Colosio; excandidato presidencial priista

Se cumplen 28 años del asesinato de Colosio; excandidato presidencial priista

57
0
MÉXICO, DF., 21MARZO2014.- Recorrido por Hidalgo del candidato a la presidencia del PRI Luis Donaldo Colosio, por las poblaciones indígenas de Hidalgo. El 23 de marzo de 1994, el candidato del PRI a la presidencia, Luis Donaldo Colosio, arribó al mitin en Lomas Taurinas, Tijuana, sin saber que serían las últimas palabras que pronunciaría. El mensaje era asegurar el voto de los priistas en aquella zona popular de Tijuana. Mientras caminaba entre la multitud recibió dos disparos de bala, el primero le atravesó la cabeza y el segundo el abdomen. El “asesino solitario”, como llamarían a Mario Aburto, provocó, según lo oficial, la muerte del candidato. Colosio falleció en el Hospital General de Tijuana. FOTO: ARCHIVO /ELOY VALTIERRA /CUARTOSCURO.COM

Luis Donaldo Colosio Murrieta, excandidato presidencial del PRI, fue asesinado el 23 de marzo de 1994 en la localidad de Lomas Taurinas, Tijuana, al terminar un mitin.

Mario Aburto Martínez fue identificado desde entonces como el autor intelectual y material del crimen, pese a que diversos fiscales especiales investigaron la hipótesis de un segundo tirador.

Sin embargo, nunca se pudo acreditar este hecho y se dejó en libertad por falta de elementos a quien durante dos años se consideró cómplice de Mario Aburto, Othón Cortés, entonces chofer de Colosio Murrieta y quien, años más tarde, aseguró que fue torturado y acusado injustamente.

Además de haber sido recluido en el Centro Federal de Readaptación Social Número 1 El Altiplano, conocido como Almoloya, en el Estado de México.

En la fecha en que fue privado de la vida, el político sonorense estaba por cumplir cuatro meses de haber sido “destapado” por el entonces Presidente de la República, Carlos Salinas de Gortari para que lo sucediera en el cargo.

Era el inicio de 1994, cuando estalló el conflicto zapatista en México y entró en vigor el primer acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá.

El dato. Dos impactos. El 23 de marzo de 1994, mientras estaba en campaña, Luis Donaldo Colosio recibió un balazo en la cabeza y otro en el abdomen.

En ese México convulso se desarrollaba la campaña de Colosio, la cual no tenía los reflectores ni la atención dedicados al Manuel Camacho Solís, exsecretario de Relaciones Exteriores y designado por Salinas de Gortari como comisionado para la paz en Chiapas, al tiempo que se sabía de su interés por convertirse en Presidente de la República.

Fue en ese contexto que el 23 de marzo de 1994, a las cinco de la tarde con 12 minutos, tiempo del Pacífico, fue asesinado Colosio Murrieta, a quien le sobrevivieron sus dos hijos, Luis Donaldo y Mariana.

En tanto, Diana Laura Riojas, quien fuera esposa del candidato presidencial del PRI, falleció meses más tarde a causa del cáncer que padecía desde tiempo atrás.

Al haber sido asesinado Luis Donaldo Colosio, Ernesto Zedillo, su coordinador de campaña, se convirtió en el nuevo candidato presidencial y, posteriormente, en el Presidente de México, de 1994 al año 2000.

A 28 años de distancia del homicidio que generó una crisis sin precedentes en el país, su hijo —abogado y político— es el alcalde de Monterrey, Nuevo León, desde septiembre del año pasado.

Aburto promueve un amparo por tortura

En la víspera de cumplirse el vigésimo octavo aniversario luctuoso de Luis Donaldo Colosio Murrieta, excandidato presidencial del PRI, su asesino, Mario Aburto, promovió una demanda de amparo en la que asegura que fue víctima de tortura desde el momento de su detención.

La demanda fue aceptada por un tribunal federal y, en ella, el hoy sentenciado se queja de que la Fiscalía General de la República (FGR) ha sido omisa en indagar los tratos crueles e inhumanos de los que, asegura, fue víctima a partir del 23 de marzo de 1994.

El reclamo de Aburto consiste en que la autoridad investigadora nunca ha iniciado ninguna indagatoria contra los funcionarios que lo torturaron.

Además, busca que quede constancia de que fue torturado y, por lo tanto, se invaliden los cargos por los que fue sentenciado a 45 años de cárcel, tras ser declarado culpable del delito de homicidio calificado con premeditación y alevosía.

Artículo anteriorReabren navegación en el Cañón del Sumidero
Artículo siguienteReverte, el temerario…

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí