Inicio SALUD Un estado ejemplar

Un estado ejemplar

Aun cuando históricamente Oaxaca ha sido uno de los estados con mayor rezago en el país, con 570 municipios, durante los años recientes ha puesto el ejemplo y se ha colocado a la vanguardia tanto en materia de combate a la pobreza como en la actualización de sus leyes.

Según los datos más recientes publicados por Coneval, Oaxaca es uno de los
estados que han logrado contener el crecimiento de la pobreza, mediante la
atención prioritaria de los municipios que tienen más carencias. Es uno de los trece estados que han logrado disminuir la pobreza a pesar de la pandemia y de los desastres naturales que han afectado a la población.

En materia legislativa Oaxaca fue el primer estado en prohibir la venta de comida chatarra a menores de edad, convirtiéndose en ejemplo a seguir por los estados de Tabasco y la Ciudad de México en la discusión del tema. La intención de combatir la obesidad y la diabetes han sido el principal motivo para crear la ley Antichatarra que entró en vigor en septiembre del 2020.

Con esta ley Oaxaca fue el primer estado en prohibir la venta de bebidas y
alimentos ultraprocesados a menores de edad, pero responsabilizando a los
padres de lo que consumen sus hijos.

MENSTRUACIÓN DIGNA
Hoy de nueva cuenta Oaxaca vuelve a ser ejemplo con aprobación del artículo 30 de la Ley Estatal de Salud, para garantizar a las mujeres la disponibilidad de medicamentos básicos e insumos para la salud reproductiva durante la etapa menstrual.

La intención de esta iniciativa de ley es que por obligación la Secretaría de Salud ponga a disposición de niñas, adolescentes o mujeres en edad reproductiva artículos y medicamentos de primera necesidad para los días de menstruación como son toallas sanitarias de uso menstrual en las unidades médicas y los centros de salud de la entidad oaxaqueña, procurando que estos insumos sean ecológicos o biodegradables para cuidar el medio ambiente.

Para las mujeres este es un gasto tan elevado que muchas veces no tienen para cubrirlo. Según datos estadísticos durante su vida reproductiva una mujer llega a utilizar más de 13 mil toallas femeninas con costos muy variables, que afectan a la economía familiar y que en ocasiones hay mujeres que no tienen manera de comprar y tienen que recurrir a métodos penosos y denigrantes.

Las mujeres que más padecen en sus días de menstruación son las que viven en comunidades indígenas y en los cinturones de miseria de las ciudades, donde tienen un sinfín de necesidades que no pueden solventar, pues estos productos sanitarios que deben ser considerados de primera necesidad, cada vez son más caros e inalcanzables no nada más para las mujeres de escasos recursos, sino para las mujeres en general.

Una vez más Oaxaca ha puesto el ejemplo ¿Cuándo seguirán este ejemplo los demás estados?

Artículo anteriorLa del lunes
Artículo siguiente¡Que sea monarca!

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí