Inicio POLÍTICA Un ojo al gato

Un ojo al gato

29
0
AMLO, Joe Biden y Justin Trudeau.

Fuera de los modos y formas de ser del presidente Andrés Manuel López
Obrador, que, sabemos, disgustan a muchos, hay que estar muy atentos y ver
con lupa los resultados que se vayan dando de su último encuentro con sus
pares Joe Biden, de Estados Unidos y Justin Trudeau, de Canadá, la semana
anterior.

Los temas centrales fueron migración, competitividad y lucha contra el Covid.
Los tres suscribieron una declaración denominada “Reconstruyendo Mejor
Juntos: Una América del Norte segura y próspera”.

Incluye este acuerdo prepararse ante el vendaval económico de China y
extenderse hacia una región próspera y segura y entre los puntos de la
diplomacia inobjetable –como puede ser la seguridad, medio ambiente,
cambio climático- puntualizaron en que “la democracia produzca un mejor
futuro para todas las personas”.

Es obvio que el gobierno de Estados Unidos y las academias saben la
importancia y complejidad de la relación con México, su principal socio
comercial y plataforma de muchos aspectos que competen a su propio
desarrollo.

De paso, la seguridad en todos los ámbitos que tanto les preocupa.
Incluye, por supuesto, lo que pasará con la iniciativa de reforma eléctrica
mexicana que se votará en abril entrante y todo lo que ocurra con la
democracia.

En la reunión bilateral con Joe Biden, el mandatario mexicano le solicito la
regularización de indocumentados mexicanos en los Estados Unidos, más de
11 millones de personas, todo el tiempo con miedo a deportaciones. Ya hubo
una primera respuesta al permitir permisos laborales temporales a quien
están allá, sin ciudadanía.

En cuanto a Canadá: a López Obrador y Justin Trudeau los separa no sólo la
brecha generacional; son más los puntos álgidos en materia de mineras y
eléctricas canadienses que fueron ampliamente ventajosas y solapadas en su

relación con México, por lo que fue evidente la distancia: a pesar de ello,
firmaron el famoso documento, los intereses trilaterales llevan -huelga
decirlo- mano y así que ni modo, como dice el dicho, juntos pero no
revueltos, a trabajar.

Los medios nacionales dieron oportuna difusión a la gira de López Obrador,
casi todos de principal, lo que demuestra la relevancia de mantener una sana
liga entre política y comunicación.

Eso sí, hay que decirlo también y espero no equivocarme, la cobertura de los
medios estadounidenses y canadienses a esta reunión cumbre fue, por decir
lo menos, imperceptible. En pocas palabras, América del Norte les valió.
Hubo mayor respuesta en los europeos.


Atraques:

  1. Eso de la seguridad interior con repercusiones en el exterior es ya de
    urgencia. Fallas en el pasado, intensas, pero ahora es lo que es y ya se
    pasan de la raya la organizada y la común.
  2. Viene nueva ola de Covid, tema incluso tratado por los presidentes de
    América del Norte. Y parece que eso del Covid fue ayer cuando es hoy.
    Vacunas y medidas de prevención, urgen.
  3. La carrera por la sucesión presidencial va que vuela. Juan ramón de la
    Fuente y hasta el incómodo Lorenzo Córdova Vianello, en el ni tan lejos
    horizonte.
Artículo anterior¡Ah qué el Presidente Nacional del PRI!
Artículo siguienteEl teleférico, ahora o nunca

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí