Inicio SALUD Vapeadores al mercado negro

Vapeadores al mercado negro

Aun cuando ya nada nos sorprende en estos tiempos, sí fue toda una sorpresa la
prohibición de la comercialización, venta y distribución de los “vapeadores” o
cigarros electrónicos, que se han puesto muy de moda entre los fumadores
habituales que pretenden dejar el consumo de cigarrillos convencionales.

El decreto firmado por el presidente de la República dice textualmente que se
prohíbe la circulación y comercialización de “vapeadores” o cigarrillos electrónicos,
de manera que en adelante la venta de estos aparatos será ilegal, y
automáticamente pasarán a ser productos prohibidos, que se seguirán vendiendo
en el mercado negro o de contrabando, es decir que dejarán de pagar impuestos.

Es contradictorio que esta medida se haya tomado por considerarlos dañinos para
la salud y que los cigarrillos convencionales se sigan vendiendo libremente a
pesar de los daños que ocasionan a los fumadores, además de ser sumamente
cancerígenos.

Tal parece que las grandes empresas cigarreras serán las más beneficiadas con
esta medida, toda vez que el uso de los vapeadores iba en aumento afectando las
ventas de los cigarrillos convencionales.

Está claro que con este decreto lo que se prohíbe es la circulación y
comercialización, más no estará prohibido fumar, ni vapear o calentar tabaco.
Una vez más la Cofepris ha sido el detonante para que el gobierno federal tomara
esta medida tan radical, porque considera que los riesgos para la salud son muy
graves, lo mismo que son los cigarros.

Con este decreto se ha iniciado una intensa campaña en varios estados para
localizar y decomisar los vapeadores que ya se encuentran en el país, porque
actualmente todos son de importación, ya que no se producen en México.

REGULAR EL USO DE LOS CIGARROS ELECTRÓNICOS
De manera que ahora los ganones serán los contrabandistas, que seguirán
vendiendo estos instrumentos en el mercado negro. Ya no habrá pagos de
impuestos y se podrán conseguir en la informalidad o en la fayuca.

Es muy curioso que los cigarrillos convencionales que tanto daño causan a la
salud se sigan vendiendo libremente, sin restricción alguna hasta en las farmacias
y con esta medida la industria del tabaco recuperará el mercado perdido e
incrementará sus ventas, pues el uso de la nicotina no se acaba a pesar de las
leyendas aterradoras que llevan las cajetillas, donde también hay un mercado
apócrifo de cajetillas falsificadas que no pagan impuestos.

Lo que se logra con la prohibición de los vapeadores es que se dejarán de
controlar, de manera que ya no se sabrá cuánto se consume entre la población,
especialmente entre los menores de edad y adolescentes que buscarán por mera
curiosidad adquirir estos instrumentos de manera ilegal.

En efecto lo mismo que los cigarros convencionales, los vapeadores causan
daños a la salud como el EPOC y neumonía lipoidea que es una inflamación y
acumulación de líquidos en los pulmones al llegar a este punto los aceites
vapeadores, detonando una respuesta inmune, por lo que deberían ser regulados
mas no prohibidos.

Según reportes de la OMS se deben cortar de raíz las tácticas de la industria del
tabaco para captar clientes y preocuparse de los productos de nicotina y tabaco
que se deben reglamentar.

Para regularlos se deben revisar las evidencias científicas y tomar en cuenta que
estos no necesitan combustión para funcionar de manera que alejan a las
personas del humo dañino del tabaco.

De modo que se debe hacer frente a las amenazas de estos nuevos productos
alternativos para los fumadores consuetudinarios y los nuevos fumadores,
proporcionando más información sobre sus efectos y regularlos en vez de
prohibirlos.

Es contradictorio que actualmente se esté discutiendo en el poder legislativo la
liberación del uso del cannabis, mientras se prohíbe el uso de los cigarros
electrónicos que causan menos daños a la salud que el cigarro y el alcohol, sin
mediar discusión alguna entre los diputados, aun cuando uno de los lemas de este
gobierno sea “prohibido prohibir”.

Artículo anteriorLa conquista nunca se ha interrumpido: Rita Segato
Artículo siguientePiedra en el zapato imperial…

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí