Inicio CULTURA Aborto legal, para no morir.

Aborto legal, para no morir.

80
0

Mis queridos lectores, hay temas muy sensibles porque causan mucha controversia. Debido a que cada quien opina desde su educación, sus creencias, su pensamientos ideológicos, su sentir, así como también los sucesos que han marcado su vida, es decir desde su libre albedrío y son totalmente respetables todas las opiniones.

Hoy hablaremos sobre el tema del “Aborto” que es uno de esos temas en donde se dividen miles de opiniones. El pasado 30 de Julio del 2020 en la Suprema Corte de Justicia de la Nación se debatía y en un lapso de 20 minutos los ministros desecharon un proyecto que buscaba erradicar las obstaculizaciones legislativas en Veracruz en materia de interrupción del embarazo.

En Veracruz el aborto es legal en caso de violación, riesgo de salud y muerte para la madre y aborto imprudencial y/o inseminación no consentida, además de malformaciones graves en el feto. Lo que se pretendía con el proyecto era la  despenalización del aborto a petición de la mujer hasta las doce semanas de embarazo como lo es permitido en Ciudad de México y Oaxaca. 

Miles de comentarios se hicieron presentes a través de las redes sociales, desde los Povida (los que están en contra del aborto) y su encuadre parte desde la religión , la moral y social sostiene que el aborto es un drama social con graves secuelas para la mujer que aborta debido a la certeza o fuerte sospecha de estar interrumpiendo una vida humana. Así como la contra parte que fueron las Feministas.

El colectivo feminista Brujas del Mar escribió un post a través de sus redes en donde señalaba esta parte “La interrupción del embarazo es una decisión de la mujer gestante y debe de respetarse sin criminalización, pues es parte de sus derechos sexuales y reproductivos y se relaciona con el ejercicio de muchos más derechos humanos pero específicamente con el derecho al libre desarrollo de su personalidad, a la libertad, la autonomía, el derecho a la salud y al decidir sobre sus cuerpos”. 

Las mujeres desde siempre hemos tenido que luchar por poder ser escuchadas, por poder opinar o decidir por nosotras mismas. El aborto es una decisión muy complicada, pero sobre todo es una decisión personal. No es un método anticonceptivo y ninguna mujer ni desea, ni mucho menos disfruta abortar, cuando lo hace es por encontrarse en circunstancias no aptas para traer al mundo a un ser humano, que pueden ser desde lo económico o porque simplemente no quieren ser madres. Decidir ser madre es una decisión que la debes de querer o anhelar no te la tienen que imponer. En Veracruz se aborta sin importar si es legal o no, sin importar si eso te convierte en delincuente.

La decisión de una mujer de interrumpir un embarazo no deseado, es un asunto que solo le concierne a quien decide sobre su propio cuerpo. Con la penalización del aborto, lo único que se provoca es acudir a prácticas ilegales que son procedimientos inseguros, en donde se ponen en peligro la vida de muchas mujeres, por estar en lugares clandestinos, por personal médico no calificado, por falta de salubridad, por falta de uso de equipamiento inadecuado, incluso las niñas y adolescentes a veces se desangran por introducirse ganchos de ropa, vidrio, exceso de pastillas e inyecciones, en donde pierden la vida.

Es preocupante que el 12 % de todas las muertes maternas en América Latina y el Caribe se derivan de abortos clandestinos. Cerca de un millón de mujeres son hospitalizadas anualmente para ser tratadas por complicaciones derivadas de abortos inseguros. De los 4,4 millones de abortos realizados en la América Latina, el 95 % fueron calificados como clandestinos, es decir uno de cada cuatro abortos es inseguro. (Cifras de la OMS), con la despenalización del aborto, se puede evitar la muerte diaria de miles de mujeres, en su gran mayoría de escasos recursos. 

EN MÉXICO SE ABORTA, nos guste o no, estemos de acuerdo o no. Pero que el aborto sea legal y gratuito, no quiere decir que se induzca a las mujeres que lo practiquen. Se tiene que estar a favor del respeto, a favor de que una mujer que decide abortar pueda hacerlo de manera legal, limpia y segura. 

Si el abortar no va con tu manera de pensar, no te impide que veas las necesidades que la sociedad tiene, necesidades que a lo mejor no responden a tu moral y religión, sin embargo no te impide entender que la ley debe velar por los intereses de todos. Tus creencias y desiciones personales no tienen que influir sobre las decisiones de los demás.

El gobierno tiene que crear, pero sobretodo aplicar políticas públicas en donde realmente exista la educación sexual y se tenga acceso a métodos anticonceptivos más efectivos que el condón. 

Querido lector, si no quieres ABORTAR, NO ABORTES. Pero deja que las que tomen esa decisión lo hagan de manera segura. No las juzgues, no sabes los motivos, ni tienes idea del proceso que viven, cada quien es libre de su propio cuerpo, de tomar sus decisiones y se deben de RESPETAR. 

Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto seguro para no morir.

Artículo anteriorEl Juicio de Lozoya… Un mundo raro
Artículo siguienteCanción de la vida profunda
Es un sitio digital abierto a todas las ideas, emociones, libertades, política, literatura, arte y cultura. 

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí