Inicio POLÍTICA Antes de irnos

Antes de irnos

164
Jorge Winckler

La política en rosa

Elsbeth Lenz

Ay mis hermosos viernes al fin, dirían los Godinez y a nada de que toda la burocracia, salga a darse su aireada con la bonita vacación, que por cierto esperemos que esos días el turismo, deje una buena derrama económica para el estado de Veracruz. 

Qué historia funesta fue esa, de que un Tribunal Colegiado, pretendió restituir como Fiscal General del Estado a Jorge Winckler ¡Vaya! Que finalmente no se alcanzaron los votos para que esto sucediera, pero la sola idea dio de qué hablar y mucho para escribir ¿No?. 

¿Qué onda con la CEAPP? Resulta que la Comisión Estatal para la Atención y Protección de Periodistas, esa que fue creada por Javier Duarte de Ochoa, para lavarse un poco la cara, luego de que bajo su mandato asesinaron a 17 compañeros comunicadores, ahí sigue abierta en las oficinas esas de siempre, en Ávila Camacho en Xalapa.

Hace poco tuve la necesidad de consultarlos y ese muchacho Israel Hernández Sosa, que funge como Secretario Ejecutivo, me atendió muy mono él y muy atento recibió mi queja y le dio curso, he de decir que durante todo el proceso que duró mi queja, el personal operativo muy preparado y atento a resolver mis dudas.

Tengo entendido que la CEAPP, cuenta con un presidente y 8 comisionados ¿O comisionistas? más, más de los únicos que he oído hablar, es del presidente de la CEAPP el señor Quevedo Eloss, quien es un gran periodista y se que es el presidente de la CEAPP, porque alguna vez vi que sus solicitudes de viáticos para venir a las reuniones a Xalapa, llegan a la Secretaría de Gobierno, desconozco si ahí se las solventen y de Iván Gidi, también he oído hablar, que es el hijo del fallecido ex rector de la Universidad Veracruzana Emilio Gidi, supongo que ahora que llegue diciembre y que busquen la reelección, sabré quienes son los demás.  

Hablemos de la normalidad, hace pocos días los jerarcas de la Iglesia Católica, pedían a la feligresía no normalizar la violencia en México, es decir con su llamado la Iglesia pretende, que los mexicanos sigamos teniendo como parte de nuestra normalidad la paz y la honestidad entre nosotros, cosa que me parece lo más coherente, dado que bajo ningún concepto el pueblo mexicano deberíamos tener como parte su cultura, educación y cotidianidad el secuestro, la extorsión, el narcotráfico, el asesinato y la violencia, hasta ahí bien con la Iglesia Católica.

Me hace un poco de ruido, que paralelamente el gobernador García Jiménez, sentado en el café de la Parroquia, ese al que le gusta ir a el; reclamaba a los reporteros, que habrían pasado dos o tres días, no había ocurrido ningún hecho violento y ningún medio de comunicación, lo habría anunciado; no entendí si el señor gobernador, pretende que la gran noticia ahora sea la normalidad, porque los veracruzanos queremos seguir considerado que lo normal sea la paz y la “noticia” o el hecho aislado sea la violencia.

Acabo de escuchar en la radio, que el rector de la UPAV, hermano mío de dolor de nombre, un señor Omo Techtli Méndez Ramírez, dice que la institución que rige, proyecta emitir los títulos de preparatoria electrónicos, reduciendo el tiempo de entrega que antes demoraba 90 días, ahora serán solo unos días de espera. 

¡No bueno! Mas que adecuado el emprendimiento del doctor Méndez Ramírez y debería incluir en su emprendimiento las licenciaturas,  ya que se viene el 2024 y luego los aspirantes a funcionarios precisan de un título profesional, para ejercer el cargo y andan a las carreras buscando uno, como dicen los xalapeños. 

En fin mis hermosos, bonito fin de semana, reposen sus carnes. 

Comente politicaenrosa@outlook.com  entérate www.lapoliticaenrosa.com y sígueme en mis redes sociales @elsbeth_lenz

 

Artículo anteriorLas obras, las benditas obras
Artículo siguienteAnálisis a Fondo: Ramírez Marín pisó la pata al alacrán
Es un sitio digital abierto a todas las ideas, emociones, libertades, política, literatura, arte y cultura. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí