Inicio TURISMO/CULTURA Cuando mamá descubrió a Simone de Beauvoir

Cuando mamá descubrió a Simone de Beauvoir

167

Beatriz Novaro

De mañana, mamá tiende

sábanas blancas y húmedas.

Ellas son el capote y yo el toro.

El recuerdo aún empapa mi cara.

Al mediodía, cuando ya están secas,

sirven de fantasma al llenarse de aire

hasta que mamá las arranca.

Si un ave llega a la azotea

mamá sonríe y me olvida.

Aún me asombra el amor en su mirada.

Por la tarde, ella plancha

mirando el vacío

atrás del vapor y su perfume.

Adónde se iba me pregunto.

De noche, al arroparme, me advierte

“No te cases. El trabajo de ama de casa desaparece

y nadie lo valora”

En cambio yo quiero ser como ella.

Los adultos dicen cada cosa

con tal de dormirnos.

Artículo anterior¿Qué clase de tormenta desatará la imputación de Donald Trump?
Artículo siguienteHonestidad: la mejor de todas las artes perdidas. Mark Twain
Es un sitio digital abierto a todas las ideas, emociones, libertades, política, literatura, arte y cultura. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí