Inicio OPINIONES Epigmeadas…

Epigmeadas…

12
0


Flavia Irene Rodríguez, una muy buena reportera hoy afincada en el imperio del norte es tenaz practicante de los ejercicios memoriosos. No deja de recordar promesas, compromisos y falacias a cargo de los actuales, como antes lo hizo con los nefastos gobiernos “neoliberales”.
Uno de los sujetos relativamente constantes en el baúl de los recuerdos de Flavia, es Epigmenio Ibarra, el camarógrafo que hizo de las guerras centroamericanas la fuente de su riqueza, de su bienestar económicos al que se ha unido el ex director de Unomásuno, Carlos Payán.
Proveedor de las cadenas de televisión gringas, entre más muertos captaba mayores eran los ingresos que obtenía, hasta que logró formar su propia empresa y ligarla en forma permanente con televisoras yanquis, a las que repletó de narcos, pandillas, fosas y cadáveres callejeros en México.
Epigmenio, corren versiones, está dedicado a organizar a trasmano a las huestes televisivas que, como vemos, se han apropiado o se están posesionando de los espacios de la televisión oficial. No se salvan los politécnicos que han hecho historia con un canal cultural y con espacios informáticos y de análisis políticos ajenos a los esquemas a los que nos ha acostumbrado la televisión comercial.
Tampoco se salvan los universitarios, cuyo canal era una eterna enseñanza sobre temas actuales, la ciencia, la literatura, el buen cine…
Bien, ya los perdimos y a partir de este martes, hoy, 21 de mayo, estaremos pendientes de los formatos novedosos, la presentación de una gran escritora y su extensa obra que incluye los 500 años de la conquista de la Gran Tenochtitlán por las huestes castellanas de los Reyes Católicos y la indiferencia de los monarcas españoles actuales para pedir el perdón de los conquistados.
Cita Flavia Irene una de las acerbas críticas epigmenianas, hace un año, en la que recuerda “los tiempos en los que berreaban por la relación de EPN y Videgaray con Jared Kushner. Estas ‘benditas redes sociales’ que dejan testimonio de la incoherencia lagartona”, precisa.
Reproduce un texto de Epigmenio Ibarra que a la letra dice: EPN sigue cometiendo pifias vergonzosas en su relación con el apabullante y nada confiable Donald Trump. Ahora, conformarse con dialogar y negociar con el devaluado yerno Jared Kushner, deprecia la figura de la Presidencia de México.
Comparsa en la misma banda carnavalera, Jenaro Villamil que ha sido desplazado de la toma de decisiones en la programación de los entes oficiales, recalca “el rotundo fracaso de la ‘Doctrina Videgaray’: ponerse de tapete ante Trump para sacar provecho”.
En este coro de voces virginales, no podía faltar Ackerman que califica de “vergüenza” la relación de Peña Nieto y Videgaray con Kushner a lo que se suma un sujeto de nombre César Faz que expresa su pena porque “el presidente de México sea el perro del presidente de los EEUU hasta en las formas. Primero le manda al yerno para negociar y luego se mofa burdamente de él (suponemos referencia a EPN) en un acto público. El legado de Peña será tragicomicopatetico a niveles de estudio”.
La periodista mexicana no incluye más información. Ni es necesaria ya sabemos que el señor presidente de los Estados Unidos Mexicanos, don Andrés Manuel López Obrador, ya tuvo a bien entablar relación con el yerno del hombre zanahoria.
De esto no existe una valoración o un juicio así sea positivo de parte de quienes exaltan los valores de la transformación región cuatro.
Epigmenio seguirá en las sombras maquinando nuevas formas y contenidos para los medios oficiales. A la vez, organizando su empresa para la creación de videos y filmaciones que le sigan redituando fortuna y prestigio ante sus pares.
Y como no tengo imagen del Epi, se aguantan con la mía. Salud y paciencia a todos los antiamloves. ¡Ah! y gracias Flavia Irene por tu aportación al conocimiento de los que acontece en este país.
carlos_ferreyra_carrasco@hotmail.com

Artículo anteriorEl Seguro Social en mejores manos
Artículo siguiente1994
Periodista antediluviano, corresponsal en el exterior y reportero en méxico.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí