Inicio CELEBRIDADES Er masho andaluj…

Er masho andaluj…

219
0

Al escuchar el comentario del periodista, el presidente frunció el entrecejo, miró hacia otro lado y habló con alguno de sus acompañantes.

A don José le encantaban los ejercicios de inteligencia y los físicos. Y estaba detrás de un gran corresponsal de la prenda española, celebre no sólo por sus trabajos informativos, sino por su ingenio.

Habíamos acompañado a López Portillo a la recuperación del inmueble que alojaba la virtual embajada de la República Española, entidad fantasma pero de mucha añoranza para el solidario pueblo mexicano.

Nos trasladamos a un centro social que recordaba la imaginaria existencia republicana, por cierto en la calle de López. Simple coincidencia.

El corresponsal de la agencia EFE y yo disfrutábamos el desayuno ofrecido por la Presidencia cuando hasta ese momento ilusorio embajador de la República Española, se acercó por detrás.

Lo acompañaba el mandatario mexicano al que por lo menos le debía cierto respeto. Pero al poco diplomático sujeto se le subió lo ibérico.

Palmeando por la espalda a Miguel Higueras Cleries, majaderamente le preguntó: ¿y usted que hace aquí? Sin recordar que eran periodistas invitados por Los Pinos.

Miguel usó su mirada mas bovina mientras daba una gran mordida a una telera.

“Puej nada masho” respondió con deliberado acento andaluz, “aquí, tragando el amargo pan del eczilio”.

Alguien intervino para acompañar al ya exembajador hasta donde se había alejado el presidente para no soltar la carcajada.

Muchos incidentes parecidos tuvieron como sujeto principal a Higueras, del que con gran pesar me enteré que murió ayer en Palma del Río, compañero de aventuras del torero El Cordobés, vecino de infancia.

Atraído por las letras salió de su pueblo a donde regresó sólo por la que seria su esposa, Belén, una jovencita extraordinariamente bella pero que ademas tenía para Miguel un atractivo insuperable: cocinaba como nadie.

Miguel estaba en Washington como corresponsal y desfallecía por la mala alimentación. Fue a Palma, se casó, regresó a Estados Unidos y todos fueron felices.

En México dejó infinidad de recuerdos. El mejor: EFE compró una amplia residencia en donde todavía se encuentra. La combinó entre casa familiar y oficinas. Tenía o tiene un sótano que estaba permanentemente inundado.

Pidió un presupuesto para resolver la cuestión, Madrid lo autorizó y mas rápido que antes procedieron a las obras.

Al final quedó un hermoso tablao flamenco con sus mesas, su cava y sitio para elaboración de tapas, base, jamón ibérico y queso de distintos tipos.

Un veterano malgeniudo, García Gallegos pasaba por Mexico y en su calidad de subdirector decidió oficializar las instalaciones. Casi le da un patatuz cuando Miguel, ufano, le mostró el sótano.

De inmediato se procedió a desmontar lo que los amigos saboreábamos. Con su siempre optimista visión de la vida, sonriente desmontó su obra pero dejó resuelto el problema de las inundaciones.

Trasladado a Madrid a un cargo directivo, una noche, quizá madrugada, observó movimientos anormales en el hospital donde estaba recluido Francisco Franco.

Atenido sólo a su olfato como periodista, descendió de su auto y minutos mas tarde sin tener el dato oficial, lanzó al mundo la noticia de su muerte.

Mas o menos así lo recuerdo. Juntos estuvimos en La Habana a donde viajamos para conocer de la hospitalización de Ramón Mercader. Nos enteramos.

Envié mi información a mi periódico pero a pesar del testigo que me confirmó la transmisión, la nota nunca salió de Cuba. Miguel con sistema propio de la agencia, dio la primicia:

Jacques Mornard, alias Ramón Mercader, asesino del líder ruso León Trosky, en octubre de 1940, falleció hoy en el hospital X.

Dato curioso: la noticia del fallecimiento de Higueras fue difundida por otro extraordinario ejemplo de periodismo moderno, académico reconocido y de nombre francisco Rubiales a quien pude presentar con Francisco Rubiales, mas conocido como Paco Malgesto…

Artículo anteriorAlgo se está haciendo mal
Artículo siguienteAlertas decembrinas
Periodista antediluviano, corresponsal en el exterior y reportero en méxico.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí