Inicio POLÍTICA INE y TEPJF ¿morenistas?

INE y TEPJF ¿morenistas?

54

ÍNDICE POLÍTICO

FRANCISCO RODRÍGUEZ

El sistema electoral mexicano está diseñado para que siempre triunfe el partido en el poder.

Las reformas de fondo que se le han hecho tienen, como aconsejaban los expertos juristas de antaño, in cauda venenum, el veneno en la cola.

Son las debidas vaguedades que cimentan el piso firme del fraude simulado.

Claro, siempre y cuando los que operan el aparato sean duchos, sepan leerlo siquiera.

No es el caso en este 2024.

A pesar de que todo el aparato gubernamental y los tres poderes de la Unión se coaliguen inconstitucionalmente…

… a pesar de que los tres niveles de gobierno estén confabulados en el empeño…

… siempre triunfa el cisne negro, el factor humano indispensable para activarlo y para coronarlo con perfección, con una maestría que no deje lugar a duda.

El aparato judicial, desde los niveles de interpelación en la Fiscalía especializada, hasta las máximas alturas del incompleto Tribunal Electoral del Poder Judicial, la mayor instancia, están mayoritariamente ocupados por favoritos e incondicionales del régimen: es su razón de ser.‎

Ahora están sentados ahí tres de los recomendados de cualquier tinterillo de la Consejería Jurídica del Poder Ejecutivo Federal. Esa dependencia en Palacio Nacional que es uno de los grandes males del régimen de la llamada Cuarta Transformación

El aparato administrativo, ¡ya ni se diga!, pues se da por descontado.

A las instancias locales del INE en los estados llegan a sentarse al sillón por designación o visto bueno del jerarca de la circunscripción, llámese gobernador o cacique político. Las OPLES son realmente insustanciales, no tienen ni razón de existir. Se manejan desde el centro.

El Instituto Nacional Electoral es de risa. Aunque formado mayoritariamente por los llamados “consejeros ciudadanos”, todos sabemos cómo mastica la iguana. El mayor ejemplo son las decisiones tomadas a troche y moche y, últimamente, la laxitud alcahueta con la que están aprobando las quejas de Morena en contra de sus opositores por cuestiones insustanciales como lo es el color rosa.

El aparato legislativo del sistema, sin duda tiene los dados cargados. El discrecional manejo del presupuesto que operan en las tinieblas los llamados pastores parlamentarios del morenato deja fuera de toda sospecha la inclinación y el favoritismo que operarán cuando llegue el momento, ni antes, ni después, justo el domingo, dentro de tres días.

La arriba descrita es “la normalidad democrática”, la imparcialidad, objetividad y sensatez que se proclaman y que no existen.

Claro, se necesita la conducción de los expertos mapaches del régimen para jugar el jueguito. Cuando no es así, pues ni modo: ¡Tómala, Barragán!

Todo sistema funciona, hasta que deja de funcionar, según todas las reglas de lógica elemental.

Candidatos de Morena eran del PAN y del PRI

Los actuales expertos del sistema han demostrado hasta la saciedad su inutilidad para llevarlo a la práctica siquiera con un dejo de legalidad artificial.

Se trata de villanos, y lo que se necesita son expertos, manos de seda en guantes de metate.

Andrés Manuel López Obrador, el llamado experto en crisis electorales –ha atravesado por tres: una para gobernador de Tabasco y dos en comicios presidenciales–, y sus reales operadores son un poco menos que principiantes.

Sus decisiones, como la formación que les antecede, son burdas, complicitadas con el crimen organizado, como se ha visto a lo largo del llamado sexenio. Basta que se avoquen al triunfo, para perder todo. Ya para que se menciona al telonero Mario Delgado… es por demás.

Dígase lo que se diga en los medios de comunicación impresos y radioeléctricos, que están comprados hasta los huaraches, las campañas de difamación y el estercolero mayor que han armado para denostar a los candidatos de oposición, con la obvia intención de provocar una abstención mayúscula que les deje el margen para acomodar las cifras finales, siempre habrá un invitado incómodo.

El daño estructural infligido al morenato por los próceres de petate no sólo ha consistido en abanderar a una candidata blandengue y repulsiva que no pertenece y jamás ha pertenecido por antecedentes familiares, ocupación actual y ramas colaterales a las filas de los bravos cuatroteros. El insulto de empoderar a una fifí enfurecida ha sido un insulto imperdonable por las bases del Movimiento de AMLO. Peor, todavía, cuando los candidatos a gobernar ocho entidades apenas antier militaban en el PAN o en el PRI.

En síntesis, Morena no tiene el voto mayoritario

‎Los gags de ocurrencias y los gafes intragables que parece que han sido recogidos por Claudia Sheinbaum de retazos de los discursos de López Obrador, así como el círculo íntimo de operadores y cuadros partidistas que no saben de la misa la mitad, más su escasa capacidad de convocatoria a mítines arreglados es ridícula. No alcanza para nada.

Las equivocaciones han sido de espanto para cualquier morenista con dos dedos de frente.

Las bases de Morena se han dado cuenta de que no tienen ni partido, ni candidata ganadora.

La apuesta es hacia “la chica”, como en cualquier combate de hipódromo.

Las insignias no dicen absolutamente nada medianamente digerible.

En medio de este panorama, en el cual ni los tres poderes tienen jerarquía impositiva, los cuatroteros están empezando a digerir una realidad de a kilo, que los sobrepasa y estremece: el partido en el poder desde hace cinco años y medio no tiene el voto mayoritario.

Así está el abarrote.

Sólo queda saber qué camino tomará el invitado incómodo a la justa.

El pueblo, que decida con valor acudir a las urnas y rebasar el porcentaje de participación del 60% electoral, y destierre toda esta inmundicia cuatrotera, a base de coraje y voluntad.

La cita es el domingo 2 de junio. Dentro de dos días.

Indicios

La más destacada de la prolífica familia morenista Taddei –todos cobrando del erario–, Guadalupe, quien es la consejera presidente del Instituto Nacional Electoral celebró este miércoles que el Presidente Andrés Manuel López Obrador decidiera suspender desde ayer jueves y hoy viernes sus matinés embustero-propagandísticas-musicales por la veda electoral. ¡Vaya cinismo! El INE debió ordenar cancelarlas desde hace meses, pues se convirtieron en eventos de la campaña del partido guinda y de sus candidatos, y en los que también se atacó hasta con mentiras a los opositores. * * * Y por hoy es todo. Reciba mi reconocimiento por haber leído las líneas de este espacio de opinión y, como siempre, le deseo ¡buenas gracias y muchos, muchos días!

Artículo anteriorEl recuento antes del cierre
Artículo siguiente¿Y qué sigue ? razona y vota por la persona 
Es un sitio digital abierto a todas las ideas, emociones, libertades, política, literatura, arte y cultura. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí