Inicio POLÍTICA La guerra no termina

La guerra no termina

El 24 de febrero de este 2022 el ejército ruso invadió Ucrania, disfrazando esta
invasión con el nombre de Operación Militar Especial, lo que provocó la
movilización de las Fuerzas Armadas de Ucrania para defender al Estado ante la
agresión ordenada por el presidente de Rusia, Vladimir Putin.

En los más de 30 días que lleva esta guerra han muerto 2,975 civiles ucranianos,
entre los cuales había un número indeterminado de niños y han huido del país 3.6
millones de Ucrania.

Las negociaciones entre los gobiernos de los dos países no han mostrado avance
alguno, por lo que el final de esta guerra aún es incierto.

La Unión Europea prepara nuevas acciones contra Rusia, sin embargo, todo
indica que el presidente Putin no doblará las manos tan fácilmente, a pesar de que
según los registros de la OTAN han muerto alrededor de 40 mil soldados rusos.

GENOCIDIO
El ataque del ejército ruso contra la población ucraniana ha provocado el repudio
de líderes mundiales que han calificado de genocida a Vladimir Putin, luego de
haber realizado acciones militares contra la población civil, atacando no nada más
instalaciones estratégicas o militares, sino también escuelas e instituciones que
operan como refugios de los ucranianos.

Aun cuando se trata de una invasión militar, la condena de Joe Biden, presidente
de Estados Unidos y el propio presidente de Ucrania, Zelenski, tachando de
genocida y de haber cometido crímenes de guerra al presidente ruso, ya que han
realizado ataques directos a la población civil desarmada en las calles donde
también han muerto niños.

Este exterminio o asesinato de masas es un delito intencional, que trata de abrir
paso a los rusos para desplazar a la población ucraniana y despojarlos de sus
bienes y viviendas.

EMBARAZOS SUBROGADOS
En Ucrania es legal la contratación de vientres de alquiler, por lo que familias de
otros países como Argentina, Alemania, China, Inglaterra e Italia tienen contratos
firmados con mujeres ucranianas con embarazos subrogados para clientes
extranjeros suman alrededor de 500. Estas mujeres están en espera de que estas
parejas puedan reunirse con sus bebés y llevárselos de Ucrania.

El contrato estipula que la madre gestante renuncia al bebé 48 horas después de
dar a luz y a partir de entonces los deben recibir los padres biológicos que han
donado el embrión o la empresa que ha fungido como intermediaria.

Los bebés están resguardados en clínicas improvisadas, en espera de que los
padres extranjeros puedan ir por ellos. Sin embargo, hay muchos problemas de
seguridad, por lo que urge que las gestiones se concreten para poner a estos
bebés a salvo, que viven el terror de la guerra al escuchar explosiones y
lanzamientos de cohetes. Estos niños en ocasiones no pueden dormir por los
ruidos de la guerra y tienen que ser arrullados por sus nanas algunas veces
improvisadas, que piden que los trámites se agilicen para que estos bebés dejen
de sufrir y viajen a un sitio seguro.

Artículo anteriorLa expulsión
Artículo siguienteMasacre en Bucha: un reguero de cadáveres que apunta a Rusia

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí