Inicio POLÍTICA Masacre en Bucha: un reguero de cadáveres que apunta a Rusia

Masacre en Bucha: un reguero de cadáveres que apunta a Rusia

50
0
El presidente ucraniano Volodimir Zelenski dijo que los dirigentes rusos debían ser considerados responsables de "genocidio".

En las improvisadas fosas comunes o en medio de las calles, los cadáveres yacen en todas partes en la ciudad ucraniana de Bucha, al noroeste de Kiev, donde los habitantes siguen llorando a sus muertos tras la retirada de las tropas rusas.

El presidente ucraniano Volodimir Zelenski dijo que los dirigentes rusos debían ser considerados responsables de «genocidio» en Bucha y toda la región de Kiev, donde los macabros descubrimientos han generado indignación alrededor del mundo.

Liuba, de 62 años, lleva a un vecino hacia una empapada trinchera detrás de una iglesia de cúpulas doradas.

No tiene fuerzas para ver si su hermano yace ahí, como algunos rumores le han indicado.

Unas 57 personas han sido enterradas de forma somera en esta fosa común, afirmó un empleado de la ciudad.

Pero solo parte de ellos están a la vista.

Algunos están en bolsas mortuorias. Otros, portando atuendos civiles, han sido parcialmente enterrados.

Se ve emerger de la tierra, en extrañas posiciones, una pálida mano, un pie calzado con una bota, expuestos a los copos de nieve que caen sobre esta localidad del extrarradio de la capital.

Un cadáver está rodeado de una sábana roja y blanca, cerca de una única sandalia rosa de mujer.

El vecino de Liuba retrocede, y luego se derrumba. No puede acercarse más a la fosa.

Estas heridas jamás se van a curar», auguró Liuba.

No le desearía esto a nadie, ni siquiera a mi peor enemigo», declaró.

Sepultureros improvisados

Cerca de ahí, a lo largo de una estrecha carretera rodeada de casas en ruinas, se desplazan cuatro hombres a bordo de una camioneta, sorteando los cuerpos.

Vitalii Shreka, de 27 años, levanta un cadáver, para colocarlo en una bolsa mortuoria que sus compañeros cierran.

Inspeccionan cuidadosamente cada cuerpo, buscando un documento de identidad, antes de cargarlo en la camioneta.

Tenemos que hacerlo. Lo que hacemos es absolutamente necesario», justificó Vladyslav Minchenko, de 44 años, de pie ante un cuerpo abandonado.

Serhii Kaplychnyi, un empleado de la ciudad, explica que él y sus colegas ya no daban abasto para enterrar a los muertos durante el periodo de la ocupación rusa.

Mucha gente murió por disparos o por esquirlas de obuses, pero al principio no se nos autorizaba a enterrarlos», explicó.

Nos decían que los dejáramos mientras hiciera frío», añadió.

Los rusos acabaron por permitirles que juntaran los cuerpos.

Cavamos un gran fosa con la ayuda de un tractor, y luego los enterramos», recordó.

Ahora él coordina los esfuerzos para hallar cadáveres en toda la localidad.

Tras la partida de los rusos, los soldados se dan viriles abrazos, la gente hace ondear pequeñas banderas ucranianas y los convoyes de ayuda llegan a la ciudad.

Pero Serhii Kaplychnyi no puede olvidar las escenas de las últimas semanas. Recuerda en particular un día en el que sus colegas hallaron a diez personas abatidas de un disparo en la cabeza.

Aparentemente, había un francotirador que se divertía», sugirió con un hilo de voz.

Los empleados de la ciudad no eran los únicos improvisados sepultureros. Varios habitantes hicieron lo posible para proporcionar una sepultura provisional a sus vecinos, en jardines u otros lugares.

Había un viejo alcantarillado ya fuera de uso. También ahí fueron dejados algunos cadáveres. Ahora vamos a buscarlos», dice.

Artículo anteriorLa guerra no termina
Artículo siguienteDiputados

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí