Inicio OPINIONES La nueva ley de la industria eléctrica

La nueva ley de la industria eléctrica

La iniciativa de ley presentada por el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, para reformar la Ley de la Industria Eléctrica, está a punto de ser aprobada este martes, toda vez que el proyecto ya fue avalado por la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados.

Con esta reforma lo que pretende el presidente es, según sus palabras, fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) por encima de los particulares, aun cuando pone en riesgo a México al ir en contra del marco del Acuerdo Comercial con Estados Unidos y Canadá (T-MEC), lo que provocaría una serie de sanciones y demandas internacionales.

Esta reforma, según los analistas, no ayuda en nada a la recuperación económica del país, sino por el contrario crea un ambiente poco amigable para los inversionistas, sobre todo por ir en contra de las llamadas energías limpias que es la tendencia mundial.

Aun cuando todavía faltará la aprobación del Senado, para ser publicada en abril y que la Suprema Corte de Justicia de la Nación otorgue su veredicto, es un hecho toda vez que el presidente de la República está muy interesado en su aprobación y aplicación a la brevedad posible.

Lo cierto es que, de aprobarse la ley, habrá implicaciones en materia de competencia, lo cual afectará terminantemente en los precios de la energía eléctrica y por ende en los precios de los servicios y las tarifas de los energéticos. 

De manera que el crecimiento de la inflación estará al acecho y la inversión se verá estancada, debilitando las inversiones y afectando el crecimiento, al menos en este sexenio.

Uno de los principales puntos de la reforma es imponer límites a la generación de electricidad privada, otorgando dominancia a la CFE. 

El Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) dará prioridad al uso de la energía producida en las hidroeléctricas de la CFE, dejando en último lugar la energía eólica producida por las empresas privadas, así como las renovables como la energía solar generada por los particulares.

El otorgamiento de permisos de generación de energía, competencia de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), estarán sujetos a los criterios de planeación de la red eléctrica, por lo que podrían ser negados si así lo consideran.

Además de que podrían revocar permisos, que a su criterio hayan sido otorgados mediante actos fraudulentos o violatorios de la ley, así como que se podrán revisar los contratos para verificar si son rentables para la CFE.

Lo cierto es que esta reforma será para proteger a la CFE, no tanto para mejorar la generación y distribución de la energía eléctrica, que como lo hemos vivido durante los últimos meses va de mal en peor. Los apagones están a la orden del día y el restablecimiento de la energía es cosa de tener paciencia, puesto que puede tardar días y en algunos casos hasta semanas. Pero el presidente ya lo ha dicho una y otra vez, no habrá más apagones; sin embargo, hay que ahorrar energía, sobre todo por las noches, que es cuando más se necesita. 

Artículo anteriorLos tropiezos
Artículo siguienteSolo preguntas

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí