En medio de este mar de desencantos en que se encuentra inmerso el país, este lunes el presidente de la República Andrés Manuel López Obrador dio a conocer el paquete de obras con el que el gobierno federal pretende reactivar la economía nacional.

En este paquete se considera revivir proyectos de inversión que estaban congelados del sector energético, tanto relacionados con Petróleos Mexicanos como con la Comisión Federal de Electricidad.

En el sector energético se pretende hacer más eficientes las refinerías y los complejos petroquímicos, invirtiendo en infraestructura alrededor de 100 mil millones de pesos.

Las obras de infraestructura anunciadas por el presidente ascienden a 297,000 millones de pesos, de los cuales una tercera parte se aplicarán al sector energético.

EL ENTUSIASMO DE LOS EMPRESARIOS

Aun cuando no se notó un entusiasmo evidente de los empresarios, que se muestran un tanto incrédulos ante este anuncio, se dio a conocer que estos proyectos se van a realizar de la mano entre gobierno y sector privado, por lo que el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Carlos Salazar afirmó que al menos el 50% del total de la inversión será financiada por la iniciativa privada.

En algunos casos volverán a retomar los esquemas utilizados en el pasado como son las alianzas estratégicas con Pemex, sobre todo en negocios petroquímicos, producción de fertilizantes e incluso en refinerías.

PAJARITOS ENTRE LOS PROYECTOS

Entre las obras que se van a realizar están una Terminal de Etano en el Complejo Pajaritos en Veracruz, una coquizadora en la refinería de Tula, Hidalgo y la rehabilitación de una planta de coquización en la refinería de Cadereyta, Nuevo León; una planta de fertilizantes en Camargo, Chihuahua y una unidad de licuefacción en Salina Cruz, Oaxaca.

Según los especialistas se trata de obras que ya estaban previamente consideradas en el plan de negocios de Pemex y que de cualquier manera se iban a realizar, por lo que no hay una inversión adicional, salvo que se involucrará a la iniciativa privada. Sin embargo, en este nuevo esquema la diferencia es que ahora las empresas van a construir y Pemex va a operar los proyectos.

En resumen, serán 39 obras con las que el gobierno federal busca consolidar la soberanía energética y disminuir la importación de combustibles, y por supuesto reactivar la economía del país. Por fin se empieza a ver una luz en el camino.

Comparte!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Esta entrada tiene un comentario

  1. JOSÉ CARLO CARMONA VELA.

    Será Cosa de tiempo. Y Además de ACOTAR a los «LÍDERES» SINDICALES. CORTANDOLES las Uñas. Y Con ELECCIONES LIBRES, SECRETAS. DIRECTAS Y EVITANDO LA DEMOCRACIA SINDICAL «REPRESENTATIVA» la cual NO, NUNCA HA REPRESENTADO A LOS TRABAJADORES. QUITAR A LOS DELEGADOS SINDICALES. QUEREMOS DEMOCRACIA DIRECTA. Y NO LA REPRESENTATIVA.

Deja una respuesta