Inicio POLÍTICA Las calles de Coatzacoalcos

Las calles de Coatzacoalcos

380

Es triste ver al puerto de Coatzacoalcos y compararlo, ahora como visitante y antes como ciudadano, en algunas de sus diferentes etapas de desarrollo y presente descuido. Nuestra experiencia como habitante quizás no fue mucha, pero en 16 años, nos tocó ver la construcción, por ejemplo, de las diferentes etapas del malecón incluido el paseo de las escolleras. Había colorido en el puerto e inclusive inspiró una campaña del Ayuntamiento en ese entonces de Marcelo Montiel que se refería al antiguo Puerto México como “La Ciudad para vivir siempre”.

Hoy Coatzacoalcos parece una zona de guerra. Baches por todos lados, socavones, calles cerradas y lo más ridículo, áreas de mantenimiento en las peores condiciones posibles. Señalamientos con cartones, llantas, montones de tierra y ya ni que hablar de la basura, que se junta por montones en cruceros y esquinas de calles importantes. ¿Qué es lo que está pasando? Muy sencillo: los recursos no se están destinando de manera correcta. Los presupuestos de mantenimiento urbano se han cuidado tanto, por no decir que ni siquiera se ocupan (o se desvían), que el resultado está a la vista de todos los ciudadanos. 

De manera perversa podemos pensar que no solo es el caso de Coatzacoalcos. Si ligamos lo anterior a lo sucedido en la CDMX con respecto a las contingencias del metro cuya conclusión de los expertos (que no de los políticos) es falta de mantenimiento y por descarte, se llega a la idea que es la falta de recursos para ese fin.

Podemos sumar más ejemplos de eso que puede parecer un subejercicio presupuestal derivado de la política económica del gobierno federal y replicado en los estados y municipios donde gobierna la ideología de la mal llamada cuarta transformación, identificada como “austeridad republicana”.

Lo que tratamos de decir, es que esta idea hipócrita y manipuladora de que es estado debe de guiarse por la limitación en el uso de los recursos económicos, que, si bien puede no ser una mala idea, pierde su efectividad si los dineros no se administran de manera correcta. 

El estado de la infraestructura y de los servicios de Coatzacoalcos y de otras ciudades del país, nos llevan a 2 teorías: Por un lado, que se están generando subejercicios, cuyos saldos se están destinando a las obras faraónicas de la federación, cuya joya de la corona pretende ser la refinería de dos bocas, cuya principal promotora, además del presidente de la república, es la secretaria de energía, Rocío Nahle García, quien con ello, aspira, suspira y conspira por la gubernatura de Veracruz, a pesar de ser zacatecana. Por otro lado, que muchos políticos  que administran los recursos públicos, están confirmando que de ninguna manera se está purificando, por decirlo de alguna manera, la vida pública de México, que la corrupción está en su máxima expresión y que muchos de los defensores de la transformación de cuarta, se están yendo, como dice la sabia filosofía popular, “con la cochina al monte”, y el estado de las calles de Coatzacoalcos, es muestra de ello. 

Artículo anteriorCon estricto apego a la legalidad
Artículo siguiente¿Amor?
Alberto Francisco Olaya Avila nació en la Cd. de México el 20 de septiembre de 1967. Es egresado de la carrera de Ciencias de la Comunicación, Periodismo a y Comunicación Colectiva de la entonces Escuela Nacional de Estudios Profesionales Aragon de la UNAM. Desde 1988 está dedicado a la radiodifusión comercial. Inició trabajando en Organización Radio Centro donde se desempeñó como Auxiliar Administrativo de Ventas, Control de Materiales, Continuista y Productor. Es fundador de radiodifusoras independientes como la XEPOR AM de la zona de la mixteca de Oaxaca inaugurada en 1991 y la XHCHH de Chilpancingo,Guerrero, que inició transmisiones en 1994. También trabajo para la XHZS de Coatzacoalcos, Veracruz de 2003 a 2019 y actualmente es Director General de Grupo Oro Comunicaciones en Puebla.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí