Inicio CULTURA Las mujeres de América Latina están luchando contra las tasas de asesinato...

Las mujeres de América Latina están luchando contra las tasas de asesinato más altas del mundo #8demarzo

13
0

Las mujeres salieron a las calles el año pasado en toda América Latina – desde México y Chile hasta Argentina y Brasil – exigiendo a los gobiernos que tomen medidas en una región donde reina el machismo y la violencia de género está generalizada.

En América Latina y el Caribe al menos una de cada tres mujeres ha experimentado violencia física o sexual en algún momento de su vida, según las Naciones Unidas.

El feminicidio  cobra la vida de 12 mujeres al día en América Latina, que alberga a 14 de los 25 países con las tasas más altas de feminicidio a nivel mundial.

Estos son algunos de los países que han sido testigos de las mayores movilizaciones de mujeres en toda América Latina durante el año pasado, con protestas callejeras programadas en muchos de ellos en el Día Internacional de la Mujer el 8 de marzo:

CHILE

En Chile, las protestas estallaron en octubre y se prolongaron hasta mediados de diciembre por la desigualdad social, dando lugar a una rutina de canciones y bailes feministas que se hizo viral. La Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres dijo que en Chile se reportaron 42 casos de abuso sexual en promedio diario en 2018 y que el año pasado 46 mujeres fueron asesinadas por su género, un crimen conocido como femicidio. En protesta, el colectivo de teatro feminista Las Tesis organizó una presentación pública de «Un Violador en Tu Camino2», un grupo de canto y baile que llama la atención sobre la complicidad de los gobiernos en la violencia sexual. Un video de la rutina del pasado noviembre se hizo viral, con actuaciones similares en México, Colombia, Francia y España.

En diciembre, miles de mujeres interpretaron la canción en las afueras del Estadio Nacional de la capital de Chile, Santiago.  La protesta viral tocó un acorde. A principios de esta semana, el presidente Sebastián Piñera firmó una ley que amplía el castigo por femicidio de 15 años a cadena perpetua. En otro paso histórico, los miembros del Congreso de Chile votaron esta semana para asegurar que un número igual de legisladores de ambos sexos decidan sobre la nueva constitución del país.

ARGENTINA

La respuesta de América del Sur al movimiento #MeToo nació en Argentina – conocido como #NiUnaMenos (Not One Less) – impulsando a cientos de miles de mujeres a protestar contra los altos índices de violencia sexual y doméstica.

Los feminicidios han aumentado en Argentina en los últimos años donde una mujer es asesinada en promedio cada 32 horas, según La Casa del Encuentro, una ONG local.

A menudo vestidas con pañuelos verdes característicos que simbolizan el creciente movimiento feminista #NiUnaMenos, las protestas también se han centrado en el derecho al aborto en Argentina, donde sólo se permite el aborto en casos de violación o si la salud de la madre está en peligro.

Mientras que los legisladores rechazaron un proyecto de ley para legalizar el aborto en 2018, el presidente argentino Alberto Fernández dijo a principios de este mes que enviará un proyecto de ley para despenalizar el aborto al Congreso.

BRASIL

La última ola feminista de Brasil se remonta a las elecciones presidenciales de 2018, cuando decenas de miles de personas salieron a las calles de las principales ciudades en protestas lideradas por mujeres contra el entonces líder, Jair Bolsonaro.

Enojadas por la historia de Bolsonaro de hacer comentarios degradantes, que incluyen menospreciar la violación, las mujeres manifestantes usaron la etiqueta de hachís #EleNao, o #NotHim, para conseguir apoyo para una serie de protestas contra el ex capitán del ejército.

Brasil es uno de los países más mortíferos del mundo para las mujeres, según el Foro Brasileño de Seguridad Pública, una organización no gubernamental. Cientos de mujeres son heridas cada hora, la mayoría por sus parejas masculinas actuales o anteriores.

El año pasado, las protestas encabezadas por mujeres volvieron a estallar después de que Bolsonaro asumiera el cargo, con miles de personas marchando por las calles de nueve ciudades brasileñas en el Día Internacional de la Mujer.

En agosto, un grupo de cientos de mujeres indígenas ocupó un edificio del Ministerio de Salud en Brasilia para protestar contra las políticas de Bolsonaro hacia los grupos indígenas.

Días después, miles de mujeres tomaron la capital brasileña como parte de una protesta que se celebra cada cuatro años y que se conoce como la «Marcha de las Margaridas», que lleva el nombre de la líder sindical brasileña asesinada Margarida Maria Alves.

MÉXICO

En México, la tasa de femicidio aumentó casi un 10% en 2019 y más del 75% de las mujeres dicen sentirse inseguras en su ciudad, según una encuesta realizada por el organismo de estadísticas INEGI, lo que provocó protestas encabezadas por mujeres en ciudades de todo el país.

Grandes grupos salieron a las calles en agosto pasado después de que las noticias locales informaron de la violación de dos mujeres por parte de agentes de policía, y el secuestro y asesinato de la niña de 7 años Fatima Cecilia Aldrighett en febrero de este año desencadenó una nueva ronda de protestas.

Los manifestantes rociaron con graffiti el monumento al Ángel de la Independencia de la Ciudad de México y empaparon al jefe de seguridad de la capital con un brillo rosa brillante.

El 9 de marzo, las mujeres de todo el país planean no presentarse a trabajar en una protesta apoyada por muchas grandes empresas y el gobierno.


By: reuters

Artículo anteriorLas envidias
Artículo siguienteSólo piden atención y Justicia
Es un sitio digital abierto a todas las ideas, emociones, libertades, política, literatura, arte y cultura. 

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí