Inicio CULTURA Lindo Michoacán…

Lindo Michoacán…

388


…no quisiera nunca olvidarte, dice uno de los himnos regionales, sólo superado por aquel que proclama: palomas mensajeras, deténganse en su vuelo, si van al paraíso sobre él volando están…

Genial, cómo olvidar que fue en este estado donde se inició la matanza que nunca termina, a petición de un gobernador hoy de abierta filiación pejista, Lázaro Cárdenas y con la entusiasta colaboración de un Presidente emanado del PAN, Felipe Calderón Hinojosa.

Eso explica la canción inicial. Cómo olvidar lo qué pasa en la entidad que al apoderamiento de bandas asesinas, sumaron la frivolidad criminal los peñistas con el enviado virreinal, Alfredo Castillo que ocupó sus afanes en romper la estructura administrativa, brincarse al gobernador al que más bien paseaba entre sus piernas y como Calderón y su disfraz de cabo Chiricuto, suponerse el omnisciente, el omnipotente y el omnipresente.

El resultado lo vemos hoy. Un paraíso por el que pronto llegan las almas puras a tal condición. Ignorante y vanidoso, Castillo repartió armas a lo idiota sin considerar su posible uso por la delincuencia disfrazada de guardias comunitarios.

Así, conocimos a Simón El Americano, un delegado de los líderes del Cartel Jalisco, Nueva Generación, autor de balaceras y asesinatos contra sus contrincantes en el tema de los guardias, pero mientras a Hipólito Mora, que en uno de los choques armados perdió a un hijo lo encarcelaban, el gringo ampliaba su poder y ponía en circulación ostentosas Hummer con las siglas, también enormes H3.

Y el doctor José Manuel Mireles Valverde igual dio con sus huesos en la cárcel. Ambos exonerados luego pero el poder del Americano y de un exótico cura que imparte los sagrados sacramentos con chaleco antibalas y, en ocasiones, la metralleta terciada, se les respeta, hasta la fecha, sus territorios y no se les ha intentado despojar de las armas que generosamente repartió Castillo.

Se consideraba que los grupos criminales habían logrado un acuerdo territorial, y que eso garantizaría La Paz en la entidad. El paraíso, pues.

El convenio no suscrito pero así establecido, precisaba que protegerían a los aguacateros, limoneros y meloneros de las extorsiones de la delincuencia, supongo que desorganizada. Se pagaría una cuota apropiada y los dejarían trabajar pero bueno, la ambición se desbordó además del resurgimiento de la Familia Michoacana, que recorre en camiones de redilas los senderos rurales anunciando su regreso a la pelea.

Han circulado unos pocos videos mostrándolos a toda velocidad con las armas en alto y anunciando la presencia de la organización en el panorama michoacano.

Las autoridades lo saben, pese a los festivos anuncios del desmantelamiento de ese grupo delictivo, se creó el efecto cucaracha y cuando ya no les era posible luchar en forma simultánea con los Caballeros Templarios y las fuerzas federales, optaron por salir parcialmente del estado y retomar fuerza reorganizándose en los estados vecinos, Guanajuato, Guerrero y Edomex.

Sin embargo, el CJNG que se apoderó casi totalmente del estado, no tiene la menor disposición de perder lo ganado. Y la mejor muestra es la reaparición de ejecutados, destazados y regadero de cadáveres en Uruapan.

Esa ciudad es la cuna de los aguacateros, los limoneros y de los meloneros. A la vez, paso a la Tierra Caliente donde tiene su cuartel Simón y operan los jalisquillos.

Se reportan otras matanzas parecidas aunque menores en un par de estados, mientras en Sinaloa tenemos una novedad: un asesino serial que a sus víctimas, coloca un juguetito sobre el cuerpo.

La respuesta de las autoridades ha sido el silencio total roto hoy por Lopez Obrador que de manera más que irresponsable, anunció que no caerá en las trampas y provocaciones de la delincuencia y por tanto no la combatirá. Hablando de Uruapan, lo llamó provocación pero aseguró que no caerá en la trampa de declararles la guerra a los criminales

Nos consta, optó por la paz a cambio de dejar mano libre a los narcos. Y de allí el renovado golpe trumpiasno criticando la inacción de México en el combate al narcotráfico.

El paraíso que pronto perderemos, ya el hombre zanahoria nos tronó los dedos y ahora sí, a asustarse de nuevo…

Artículo anteriorLa reconciliación: Bolaño y la amistad
Artículo siguienteEl nuevo cobro digital
Periodista antediluviano, corresponsal en el exterior y reportero en méxico.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí