Inicio POLÍTICA Los estilos y los hechos

Los estilos y los hechos

 

Al maestro Froilán Flores Cancela

Llaman la atención el uso frecuente de expresiones desde la cúspide del poder hacia la población en general, entre cuyos integrantes hay buenos, regulares y malosos, todos envueltos en el mismo paquete, que hacen reflexionar.

Por ejemplo, desde el pódium de las conferencias mañaneras del presidente Andrés Manuel López Obrador se han tomado decisiones de enorme trascendencia política, económica y social y otras que tienen muchos asegunes, fuera de dichos o lugares comunes que luego hay como algo así que todo cabe en un jarro si se sabe acomodar.

Y en esas andamos todos.

De las de enorme impacto son la cancelación del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México y lo planteado de construir uno opcional en Santa Lucía y ampliar el del Estado de México, tema con sus pros y adversidades; la construcción de una nueva refinería en Dos Bocas, Tabasco, cuyo costo oscilará, dicen, entre seis mil u ocho mil millones de dólares, aunque es público que es andan en 15 mil millones, o más; el tren maya que unirá la península con el sureste, por referir algunos muy discutidos.

Luego el fin del neoliberalismo como política económica centra de México en los últimas cuatro décadas, que a juicio del mandatario poco ha contribuido al desarrollo y más bien deja una secuela de desequilibrios sociales y de corrupción e impunidad cuyos responsables son ni más ni menos que sus homólogos que le antecedieron en el cargo y que no se la acaban con tantas descalificaciones.

Y aunque López Obrador sabe lo que dice a ninguno le agrada ni el tono ni la falta de pruebas de sus dichos, lo cual no le quita, por lo que ve, el sueño.

Y ahí se ve a Salinas con la mayor de las discreciones, un Zedillo que ni fu ni fa, Fox que ya hasta se levanta con agruras, Calderón molestísimo haciendo su partido, Peña de noviazgo en grande, aunque cara descompuesta.

Por lo que toca al neoliberalismo habrá que ver como ajustan las políticas de gobierno como eje rector de la economía y el relativo divorcio con las variables económicas y de mercado que impone el modelo ya suprimido en México.

De pilón a veces desconcierta al ejecutivo federal como eso de la colecta de la Cruz Roja en donde hace un atento llamado a cooperar con ese organismo centenario, en donde de pronto convoca a la solidaridad de los mexicanos que hay desde la época prehispánica como si hubiera bola mágica para saber cómo eran los ancestros.

Por lo pronto estamos en gobierno nuevo, con estilo propio y lo que nos resta es respaldar lo que de crecimiento y equilibrio social en la economía se trate y si no es mucho solicitar absoluto respeto a derechos humanos y a la democracia, en un estado de legalidad.

Atraques:

  1. La Guardia Nacional implica un enorme esfuerzo gubernamental para ya poner fin a la enorme ventaja que lleva la inseguridad, con tecnologías de punta como los otros la tienen.
  2. Poca atención, hasta ahora, a los asuntos de orden ambiental y de protección a la naturaleza. Hay una enorme contaminación en ríos y mar, lo que implica un esfuerzo gubernamental y social, así como internacional.
  3. Las universidades públicas se convirtieron con el andar del tiempo en enormes elefantes que para moverse vaya que les cuesta, pudieran aportar mucho más al entorno social y no se les ve por ningún lado.

 

Artículo anteriorAlerta ante la intención de Brunéi de lapidar a personas gay y adúlteros
Artículo siguienteIneptitud, ineficiencia y mucha corrupción

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí