Inicio TURISMO/CULTURA Odisear/ 17

Odisear/ 17

144

Mauricio Carrera

Laertes pasó dos semanas en el hospital “Saint Virgil”, en el centro de Sacramento.

Estuvo grave, con dos balazos. Uno, que le atravesó un pulmón; el otro, el hígado.

Russell Cluff lo encontró tirado en medio de un charco de sangre, de un púrpura subido que manaba del pecho, muy viscosa y negra la que escurría de su vientre.

Argos yacía muerto, la lengua de fuera, con un balazo en la cabeza.

Pistolas contra tolete, fue fácil someter a Laertes. Lo golpearon, le dieron de cachazos, de puñetazos, de patadas.

-¡Fucking beaner! –le llamaron.

-Fucking spic! –lo insultaron.

Cuando Argos se lanzó contra uno de los ladrones, le mordió la pantorrilla. Sus mandíbulas se trabaron. Aún cuando lo balearon a corta distancia, el tiro le entró por una oreja y al salir le vació un ojo, se quedó ahí, inerte, bien prendido de la pierna.

-¡Hijo de tu chingada madre! –Laertes quiso golpear al que había disparado contra Argos y fue recibido con dos tiros. Sintió ahogarse, el aire le faltaba. Perdió la fuerza de las piernas, “ya me llevó patas de cabra”, alcanzó a pensar y se desvaneció. Ya en el piso, volvió a ser pateado. Llegó al hospital, además, con dos costillas rotas y el rostro hinchado y raspado.

El almacén fue saqueado. Lartes no supo más hasta que se encontró en el “Saint Virgil”, sedado, la conciencia ennublada. Dos policías de civil lo interrogaron. Algo recordaba. Eran cinco o seis los ladrones, y por lo menos tres de ellos con swástikas tatuadas en el cuello o las muñecas.

-La banda de los Trump –escuchó que le decían a Russell.

Cuando salió del hospital, aún convaleció en un cuartucho que llamaba casa. Lo hizo un par de semanas más, hasta que recobró algo de ánimo y de fuerza. Se le veía delgado y más viejo. Más desilusionado. Respiraba con dificultad. Si daba unos pasos, parecía un anciano raquítico, sin bastón. Se puso a leer. Russell le llevó Para matar a un ruiseñor y lo leyó de pe a pa.

Un día decidió marchar por su propio pie al correo. Lo hizo de manera lenta, con gran dificultad. Llevaba una carta dirigida a Anticlea. Aparte de los saludos de rigor, le escribió: “Te mando dinero. Encontrarás más de la cuenta. Usa lo de siempre para la casa. El resto, para comprar un perro. Un regalo tuyo y mío a Odiseo. No importa su raza, color, si es pequeño o grande. El que escojan, ese será. Sólo te pido un favor: que se llame Argos. Sí, que su nombre sea Argos. Que nuestro hijo le diga Argos…”

No explicó las razones. Tampoco, para no preocuparla, que había sido baleado.

Artículo anteriorLavado de imagen y anestesia social
Artículo siguienteEn busca del tiempo perdido, fracaso y triunfo, a 100 años de la muerte de Marcel Proust (1922).
Es un sitio digital abierto a todas las ideas, emociones, libertades, política, literatura, arte y cultura. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí