Inicio TURISMO/CULTURA Pilar Jiménez Trejo

Pilar Jiménez Trejo

33
0

Una día 6 de mayo en Bellas Artes presenté la biografía de Jaime Sabines en la que trabajé a partir de conversaciones con él por casi 10 años, un libro que dejé esperando, siempre pensando en ello, por 17 años, finalmente lo hice, le ha ido muy bien, no importa lo económico pues no ha sido lo fundamental, sino el trabajo minucioso que logré hacer con el poeta más amado, lo que hay en sus palabras, la enseñanza de su obra, el libro tiene tres ediciones, y recientemente, gracias a Verónica Flores, una versión en audiolibro disponible en Amazon. Los dones de la vida, está vida que también nos da decepciones y dolor, pero que al final renace y nos muestra su hermosura.

Quizá mi poema favorito de Sabines.

A medianoche, a punto de terminar agosto, pienso con tristeza en las hojas que caen de los calendarios incesantemente. Me siento el árbol de los calendarios.

Cada día, hijo mío, que se va para siempre, me deja preguntándome: si es huérfano el que pierde un padre, si es viudo el que ha perdido la esposa, ¿cómo se llama el que pierde un hijo?, ¿cómo, el que pierde el tiempo? Y si yo mismo soy el tiempo, ¿cómo he de llamarme, si me pierdo a mí mismo?

El día y la noche, no el lunes ni el martes, ni agosto ni septiembre; el día y la noche son la única medida de nuestra duración. Existir es durar, abrir los ojos y cerrarlos.

A estas horas, todas las noches, para siempre, yo soy el que ha perdido el día. (Aunque sienta que, igual que sube la fruta por las ramas del durazno, está subiendo, en el corazón de estas horas, el amanecer.)

Artículo anteriorQuédate en México
Artículo siguienteCONABIO cumple 30 años de contribuir al conocimiento y la conservación del patrimonio natural y cultural de México
Es un sitio digital abierto a todas las ideas, emociones, libertades, política, literatura, arte y cultura. 

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí