Inicio TURISMO/CULTURA Reflejos

Reflejos

74
0
Dolores Castro

Dolores Castro
(Aguascalientes, 1923)

Bullir, palabra antigua como mi recuerdo. 
Búllete, decía la madre de mi madre, mujer traslúcida
y bullente como el hervor del agua.

Esa palabra del español antiguo
parecía elevarse, fluir en el espacio
de la niña
que observa como vuelan las moscas
en vez de acomedirse
a servir.

El vuelo de las moscas,
el vuelo de las niñas, con espacio más amplio pero sin alas, huye por los aromas,
intenta no caerse del nido
y elevarse
mientras escucha,

o se contempla
en el charquito que dejó la lluvia
en el patio.

¡Búllete, niña, acomídete, búllete.
No te quedes allí!.

¿Bullirse, o reflejar el torrente del mundo?

Oleajes (2003)

Largo y frío es el sueño de la piedra.

Nada guardó del esplendor del fuego
su gris naturaleza.

¡Cómo me espanta lo que se apaga y queda!

Al rojo vivo, quieta,
bajo la noche de mis sentidos
prisionera,
solo pido calor.

¡Cómo me espanta lo que se apaga
y queda!

La tierra está sonando (1959)
Tríptico

I

Detén este cordel mientras los ato. Deben atarse bien
de dos en dos 
dedos pulgares.

Sólo te digo que tengas el cordel,
no que lo mires a los ojos.

Sólo se trata de colgarlos de los dedos
y que hablen.

II

¿Y qué quieres?
Éste no habla. Éste
es de esos desgraciados
que se tragan el miedo
de un bocado.

III

Duelen los dedos, duelen
los pulgares.

Y sigue este dolor hasta los dedos
de los pies.

Y duele
que se acerquen a ver cómo nos duele
y duele
que esto
ya no le duela
a nadie.

Soles (1977)
Nocturno

Aquí voy en el río
desconocida, larga.

Y cabeceo en el viento
como el toro,
que en éxtasis levanta
la llama de sus ojos,
brillantes por la sed
de oscuras aguas.

Y me hundo en la noche
como en el conocido pecho
de mi madre, 
húmedo y sin palabras.

Muerdo el fruto del día
y en el silencio voy 
como la rama
enamorada y muda
que danza.

Ahí van mis sentidos
prendidos en el vientre de la noche como siete cabritas
palpitantes y fijas.

Sola me quedo,
junto al que se oculta hollando a sus creaturas.

Entre las ramas
flotando van estrellas
como frutillas duras.

Bajo este cielo, ay, todas las cosas,
van hablando entre dientes
solas y presurosas.

Bajo este cielo, ay,
me voy rendida
como la hierba hollada.
Y queriendo cantar,
y sin hallar palabras.

Cantares de vela (1960)

[Fuimos la sombra]

Fuimos la sombra
la opacidad
las hormigas amantes
del bajo tierra oscuro,
los de comer a solas
el guardar y guardarse
del próximo,
y en una amenazante mudez abundando en temer
abundando en temor
y distraídos
en juegos de atinar o fallar, indiferentes
a la germinación 
bajo la luz.

[Y hay quienes fuimos]

Y hay quienes fuimos,
Somos sombra,
solo sombra atravesada
A mansalva
Y a trasluz.

[Y tejo]

Y tejo 
los hilos luminosos
de color encendido
hilos que fueron de pasión
enmarañados
entre mis dedos
se atropellan.

Hilos en el telar 
de las raíces
de mis generaciones

hilos:
se extienden,
multiplican,
crecen
escapan            
de mi mano. 

Artículo anteriorAumenta empleo en febrero: INEGI
Artículo siguienteDolores Castro, poeta de gran trayectoria y apasionada de la literatura

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí