Inicio TURISMO/CULTURA Romantizar la vida

Romantizar la vida

71

A principios de año fui a un lugar en Cancún llamado «Coco Bongo», un centro nocturno con un show maravilloso y música para bailar. Ese día llamó mi atención un chico que bailó todas las canciones. No dejó de bailar desde que llegamos hasta que nos fuimos; tenía una energía y alegría realmente contagiosas y disfrutó de principio a fin. ¡Se veía tan feliz!

Hace unos meses, como parte de la campaña de mercadotecnia de la nueva temporada de la serie Just like that (la secuela de Sex and the City) hicieron una instalación en una calle de la colonia Juárez y la “transformaron” en una calle de Nueva York, con varios escenarios temáticos al estilo de la serie. Durante varios días, ahí se dieron cita fans de Carry y sus amigas.

Lo curioso es que un 90 por ciento de las personas iban con sus mejores atuendos, muy peinadas y maquilladas (muy sofisticado y glamoroso el asunto); entre los asistentes vi a una chica que iba sola, muy arreglada, y traía su tripié para el celular y tomarse fotografías. ¡Se veía tan contenta y disfrutaba al máximo el momento!

En agosto de 2023, la cantante Taylor Swift dio conciertos en la Ciudad de México. Uno de esos días andaba en el transporte público y en el camino encontré a varias chicas que iban con unos outfits maravillosos, con mucho brillo, color y producción; incluso vi a un “novio” que traía en la barba accesorios iguales a los de su novia en el peinado… ¡Se veían tan divertidos! En videítos de asistentes a los conciertos, entrevistaban a chicas que se confeccionaron su atuendo para ese día… Para ellas fue un momento especial y mágico.

¿Cuántas veces nos damos la oportunidad de tener momentos especiales y hacerlos aún más especiales? Siendo adultos, ¿cuántas veces disfrutamos como niños? ¿Cuánto nos dejamos disfrutar y “levantar” un evento al seleccionar un atuendo, una comida, una decoración, una rola que dé ambiente “especial” al momento?

Sé que no siempre se tienen las ganas, la energía, los recursos, el tiempo, la disposición o la imaginación para armar grandes producciones de cualquier momento, pero ¿qué pasaría si romantizamos un poquito la vida?

No tiene que ser todo ni todo el tiempo; tampoco, desgastarte; ni todo debe quedar altamente producido o perfecto. Sólo es dar un poquito más de brillo, de luz, de lujo, de rosa (o del color que te guste); de dar un toque de glamour y de glow en lo que se pueda, en lo que te dé la gana, con lo que tienes y puedes.

Pregúntate: ¿cómo puedo hacer “más bonita” mi vida?

Se puede intentar con la vestimenta (un accesorio especial o significativo, un perfume que te encante), con alguna celebración especial o crear una celebración especial; decorar un espacio de la casa o de tu lugar de trabajo, reservar un momento a la semana para algo “especial” (así sean cinco minutos para tomar un té delicioso en esa tacita hermosa que tanto te gusta), celebrar de alguna forma tus logros y conquistas, o el inicio o fin de una temporada o ciclo, etc.

No todo puede ser como en las películas románticas (duran sólo dos horas y nosotros vivimos muchísimo más… y tenemos menos presupuesto), pero seguro que en algún momento si podemos verlo (y producirlo), con una gafas lindas o festivas… No tiene que ser perfecto ni ultraglamuroso, lujoso o costoso, pero en lo que se pueda, cuando se pueda, cuando se quiera y con lo que se tenga ¿por qué no hacerlo?

Y tú, ¿en qué podrías poner más glam y glow ?

 

https://static.wixstatic.com/media/88855b_bb2c3feab9f54232bdd18032c7f0cd28~mv2.jpg/v1/fill/w_360,h_349,al_c,q_80,usm_0.66_1.00_0.01,enc_auto/88855b_bb2c3feab9f54232bdd18032c7f0cd28~mv2.jpg

Por Déborah Buiza

@DeborahBuiza

A principios de año fui a un lugar en Cancún llamado «Coco Bongo», un centro nocturno con un show maravilloso y música para bailar. Ese día llamó mi atención un chico que bailó todas las canciones. No dejó de bailar desde que llegamos hasta que nos fuimos; tenía una energía y alegría realmente contagiosas y disfrutó de principio a fin. ¡Se veía tan feliz!

Hace unos meses, como parte de la campaña de mercadotecnia de la nueva temporada de la serie Just like that (la secuela de Sex and the City) hicieron una instalación en una calle de la colonia Juárez y la “transformaron” en una calle de Nueva York, con varios escenarios temáticos al estilo de la serie. Durante varios días, ahí se dieron cita fans de Carry y sus amigas.

Lo curioso es que un 90 por ciento de las personas iban con sus mejores atuendos, muy peinadas y maquilladas (muy sofisticado y glamoroso el asunto); entre los asistentes vi a una chica que iba sola, muy arreglada, y traía su tripié para el celular y tomarse fotografías. ¡Se veía tan contenta y disfrutaba al máximo el momento!

En agosto de 2023, la cantante Taylor Swift dio conciertos en la Ciudad de México. Uno de esos días andaba en el transporte público y en el camino encontré a varias chicas que iban con unos outfits maravillosos, con mucho brillo, color y producción; incluso vi a un “novio” que traía en la barba accesorios iguales a los de su novia en el peinado… ¡Se veían tan divertidos! En videítos de asistentes a los conciertos, entrevistaban a chicas que se confeccionaron su atuendo para ese día… Para ellas fue un momento especial y mágico.

¿Cuántas veces nos damos la oportunidad de tener momentos especiales y hacerlos aún más especiales? Siendo adultos, ¿cuántas veces disfrutamos como niños? ¿Cuánto nos dejamos disfrutar y “levantar” un evento al seleccionar un atuendo, una comida, una decoración, una rola que dé ambiente “especial” al momento?

Sé que no siempre se tienen las ganas, la energía, los recursos, el tiempo, la disposición o la imaginación para armar grandes producciones de cualquier momento, pero ¿qué pasaría si romantizamos un poquito la vida?

No tiene que ser todo ni todo el tiempo; tampoco, desgastarte; ni todo debe quedar altamente producido o perfecto. Sólo es dar un poquito más de brillo, de luz, de lujo, de rosa (o del color que te guste); de dar un toque de glamour y de glow en lo que se pueda, en lo que te dé la gana, con lo que tienes y puedes.

Pregúntate: ¿cómo puedo hacer “más bonita” mi vida?

Se puede intentar con la vestimenta (un accesorio especial o significativo, un perfume que te encante), con alguna celebración especial o crear una celebración especial; decorar un espacio de la casa o de tu lugar de trabajo, reservar un momento a la semana para algo “especial” (así sean cinco minutos para tomar un té delicioso en esa tacita hermosa que tanto te gusta), celebrar de alguna forma tus logros y conquistas, o el inicio o fin de una temporada o ciclo, etc.

No todo puede ser como en las películas románticas (duran sólo dos horas y nosotros vivimos muchísimo más… y tenemos menos presupuesto), pero seguro que en algún momento si podemos verlo (y producirlo), con una gafas lindas o festivas… No tiene que ser perfecto ni ultraglamuroso, lujoso o costoso, pero en lo que se pueda, cuando se pueda, cuando se quiera y con lo que se tenga ¿por qué no hacerlo?

Y tú, ¿en qué podrías poner más glam y glow ?

Artículo anteriorOtis, desastre que implicará un proceso de recuperación complicado
Artículo siguienteUn mundo paralelo 
Es un sitio digital abierto a todas las ideas, emociones, libertades, política, literatura, arte y cultura. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí