Inicio CULTURA Tú decides a quien querer

Tú decides a quien querer

59
0

Es impresionante como hace algunas décadas era inaudito que una persona pudiera “salir del closet” como coloquialmente se le conoce, en aquella época era deplorable ver a dos personas del mismo sexo besándose o simplemente declarar ante el mundo que se amaban era un acto que no estaba permitido por la sociedad, pero es donde me pregunto mis queridos lectores, ¿Por qué desde entonces, no se respetan las decisiones, las creencias o simplemente la vida de los demás? 

Si nos ponemos a ver la historia del mundo las mujeres, las personas afrodescendientes, las personas que aman a quienes ellos deciden, tuvieron que luchar para tener derechos, tuvieron que exigir un mundo igualitario, un mundo en donde se respetara su existencia, tuvieron que hacer una lucha para para poder ser reconocidos, para poder ser ellos mismos. 

Hoy en día podemos decir y gritar que “El closet es para la ropa, no para las personas” (nombre de un colectivo mexicano del estado de Nuevo León, que tiene más de un millón de seguidores en Facebook). Sin embargo, la lucha sigue por conseguir un mundo en donde ser tú, no te vuelva un blanco fácil, por conseguir un mundo donde el abuso de poder sea castigado y en donde se pueda salir a las calles sin tener miedo de no volver. 

Detrás de cada lucha de derechos, existe un hartazgo social que siempre va de la mano de un abuso de poder, y en este mes hace más de 50 años, existió un acontecimiento que desató el enojo de la comunidad gay norteamericana debido a que la policía de Nueva York implementó una redada la noche del 28 de junio de 1969 contra uno de los más populares puntos de reunión de la comunidad. El Bar Stonewall Inn, un lugar emblemático en aquella época para el colectivo LGBTTTIQA, hartos del hostigamiento y de los abusos que por años fueron visibles por parte de la policía, cientos de personas les respondieron con piedras y palos a los elementos de seguridad, lo que propino en un enfrentamiento en el que se vieron involucradas al menos 150 personas, con un saldo de decenas de civiles y oficiales heridos, además de 13 personas detenidas. 

La respuesta de los integrantes de la comunidad motivó que a partir de ahí se organizaran diversas protestas por lo sucedido en Stonewall y desde entonces se crearon  organizaciones que lucharon por la visibilidad, la diversidad, la igualdad y los derechos de la comunidad: La gay liberation front y La gay activist alliance. Las dos organizaciones iniciaron manifestaciones en donde exigían respeto y reconocimiento a la comunidad LGBTTIQA. 

Estas protestas dieron paso a la gran marcha del 28 de junio de 1970, realizada para conmemorar un año de lo ocurrido en Stonewall, y fue la primera que se celebró en junio como el Mes del Orgullo Gay, tiempo después más países se sumaron a esta marcha, como respaldo hacia las organizaciones. 

El mes de junio se vuelve el más esperado y colorido por la comunidad, con fiestas alrededor del mundo, con la unión de una comunidad en específico y siguiendo la búsqueda y la lucha de múltiples derechos. Cabe resaltar que este mes todo mundo lo conoce como el “Mes del orgullo Gay”, pero no solo incluye a las personas gays, es toda una comunidad que la integran lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, intersexuales, transexuales, travestis, transgénero, queer y asexuales. 

Un mes en donde se recuerda que nadie tiene porque decirte u obligarte a quien querer, en donde se promueve el respeto a los demás pero sobre todo la igualdad. Todos somos personas y nuestras preferencias sexuales no nos definen como buena o mala persona y nadie tiene el derecho de opinar sobre ellas. 

Este año no habrá el famosísimo “pride” por la contingencia del covid 19, pero te invito querido lector a que desde casa promuevas la diversidad, la igualdad, el respeto y juntos acabemos con la homofobia. #LoveisLove #AmoresAmor

Artículo anteriorDías de esquizofrenia
Artículo siguienteCon prisa se nos va el 2020
Es un sitio digital abierto a todas las ideas, emociones, libertades, política, literatura, arte y cultura. 

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí